8 jul. 2019

“No hay mal que dure 100 años"

Todos los  fenómenos sociales, económicos, políticos, materiales y espirituales  transcurren por  las etapas de surgimiento, crecimiento,  decadencia y desaparicion,  etapascondicionadas por la cronologia de su existencia material.    Si observamos cualquier fenómeno y aplicamos estos conceptos, sobre el crecimiento, estabilidad y destrucción de todolo que existe, nos daremos cuenta de esta realidad. No hay que ser un gran observador, se trata liberarse de nuestras emociones y  del uso mínimo del sentido común, para comprenderlo.                            En cada fenómeno,  desde su aparición, existen los gérmenes de su desaparición, lo que se denomina, en el  sentido más simple entropía,  que se manifiesta en el transcurso de su existencia material, regularmente de forma visible. En muchas ocasiones ante una situación nos preguntamos cómo es posible que no nos hayamos dado cuenta antes. Precisamente ayer  vi en el internet  algo que me ha dejado perplejo y sin comprensión alguna de lo que estaba viendo. Ese algo, no tengo otra forma de llamarlo, fue  ver a Nicolás Maduro, el auto designado  presidente venezolano acariciando y besando una barra de oro, como pudiera haberlo hecho cualquier demente o u sacerdote de una cultura antigua.                                                               Mi impresión  fue que se había vuelto loco o que estaba  bajo los efectos de alguna droga estupefaciente o alucinante. sl igual que todos los que hemos seguido su trayectoria, Yo sabía, de su incultura, de su desconocimiento de las reglas gramaticales, en fin de multitud de deficiencias  en su formación, pero nunca pensé llegara a ese extremo.                                                                     Cualquiera, bajo los efectos de las drogas o del alcohol, puede hacer cualquier tonteria, pero en esta ocasion no se trata de cualquiera, sino de un energumeno con poderes crecientes, capaz de cometer barbaridades peligrosas y sumir la humanidad en una nueva guerra rtegional, que nadie podfra predecir su alcance.  Sobe todo con la participacion de potencias que lo apoyan, con la finalidad de obtener la parte del leonen lo que pueda suceder en un futuro, en un pais, que su gobierno ha sumido en la pobreza extrema, que posee grandes riquezas naturales, de todo tipomientras sostiene la fracasada economia cubana, que seencuentra en total decadencia  y proceso de desaparicion como sistema politico social basado en una teoria fracasada en todos los pâises que se ha impuesto por la fuerzaAhora bien, la pregunta mayor nos es porque lo hace, sino como semejante individuo  ha podido adquirir esos poderes que lo hacen tan peligros para todos e incluso para sus mismas  ambiciones. Pueden haber cientos de miles de respuestas, pero lo único cierto es que son los propios dirigentes,  y por añadidura el pueblo venezolano,  quienes lo han designado y mantenido en esa posición.        No se trata de un propósito de los mejor de la sociedad venezolana que ahora busca refugio donde puede, incluyendo los EE.UU de América, sobre todo la gente pudiente  y profesional,  que cuenta con los medios para hacerlo y ahora están creando un modo de vida confortable en ese país, tal y como lo hicieron la clases pudientes y profesionales cubanos, que lograron convertir un balneario  del sur de la Florida en una de las ciudades más  desarrolladas y de las Américas.  Sin embargo el gran error es de todos  nosotros, venezolanos y cubanos que seguimos  hablando de esos incompetentes como líderes de algo que realmente no existe y si existió, hace mucho tiempo que dejo de ser lo que era inicialmente. Los lideres fundamentales de los sistemas de Cuba y Venezuela ya desaparecieron por causas naturales, los que han quedado,  disfrutando de la obra de aquellos líderes carismáticos, no llegan ni a los talones de ellos, ni siquiera en la maldad y mucho menos en crear algo favorable para sus pueblos. Y seguimos enfrentándonos a ellos como si realmente representaran algo importante, lo que en realidad ya no son. En el mundo actual la publicidad es fundamental para que algo exista, o por lo menos se haga notar. Precisamente hace algunos días  que gobierno venezolano no se hace sentir y las protestas del pueblo, conducido por Juan Guaido, el verdadero actual Presidente de Venezuela que no se hace sentir.  He ahí lo que en mi opinión justifica el espectáculo grotesco de Nicolás Maduro para que hablen, 



    Lo mismo que sucedio  en Cuba, donde un anciano general pretende abastecer con  proteínas, a la población, anunciando la  creación de fuentes de alimentación increíbles y además irrealizables, trayendo de regreso  a la palestra publica de uno de sus dirigentes tradicionales, para anunciar las viejas dificultades que se volverán a presentar en el futuro inmediato. Los cubanos, entre ellos yo,  nos pasamos la vida comentando y criticando lo que hace el gobierno cubano, bajo la dirección de un nuevo presidente, que trata darse aires de demócrata,  cuando  en realidad no tiene poderes para serlo.  El sistema de gobierno cubano, producto de una injustificada revolucion,   también está en pura decadencia, sin recursos y dando palos de ciego para mantenerse vigente. Si tomamos conciencia de esta realidad, la mejor solución será ignorarlos y  solo  mencionarlos para denunciar los abusos, injustificables, de las autoridades cubanas.                                                                                                                                Usemos nuestro sentido común para comprender quienes son nuestros principales enemigos, contituidos, fundamentalmente, por un reducido de poderosos dirigentes históricos, envejecidos, tratando de resolver los problemas y mantenerse en el poder, y en vías de desaparición definitiva, por causas naturales y sin la gloria de morir en combate.                      Como todo animal, herido demuerte, son más peligrosos que antes, cuando perciben el peligro eminente de su desaparición.                                                                                                                   Con relacion a Cuba no creo necesario un enfrentamiento armado, bastaría solo con  una huelga general, que paralice  todas las actividades  y veremos como ellos solos abandonan lo que les queda de poder  y se van a vivir en sus mansiones europeas y disfrutar de sus riquezas cono han hecho otros políticos y dictadores.  Estoy seguro, que lo mas que ellos desearían es que alguien los invada  para formar el gran escándalo,  como ha hecho el gobierno cubano periódicamente, durante sesenta años.  Dejémoslos solos  y veremos cómo  se caen solitos, como las frutas, cuando maduran y se pudren en los arboles. porque el proceso final de su decadencia y desaparición será inevitable, y  si no me creen vuelvan a leer y  estudiar los principios del  Kybalion,  del creador del  Hermetismo,  y comprenderán porque escribo estas cosas.

    No hay comentarios: