27 feb. 2014

Comandante Huber Matos: ! Muere el hombre, pero vive su honra y su valentía!


El Comandante Huber Matos, ha muerto físicamente, pero al mismo tiempo ha nacido para vivir la gloria de su existencia, donde  solo residen para siempre los elegidos por la Patria.



 
















En 1959 el Comandante Huber Matos era  uno mas de los titulados comandantes que bajaron de la Sierra Maestra. Para muchos cubanos el Comandante Huber Matos era un “barbudo” más,  dirigidos por Fidel Castro.  No era el primero ni el último, ni el más destacado, era un simple Maestro que se  había incorporado a la revolución para combatir al gobierno del General Fulgencio Batista y  posteriormente  designado Jefe Militar de la Provincia de Camagüey. 
Según algunos cumplió honrosamente sus deberes militares, aplicó  las Leyes de la Revolución a los colaboradores de la dictadura de Batista y  también a quienes se opusieron al proceso revolucionario,como todos los que en aquel momento representaban el poder revolucionario y cien sus principios.  pero no fu su trayectorias como veterano de la guerra revolucionaria ni trayectoria como militar lo puso en valor su existencia, fue el momento de su caida como Comandante  lo que definió su condición  de ser humano superior, cuando fiel a sus principios democráticos, advirtió al máximo  dirigente de la revolución, "su amigo" Fidel Castro,  la presencia  de “ militantes comunistas " en el seno de la revolución, listos para sumir al pais en sistema totalitario a semejanza de la dictadura establecida por Jose Stalin en la desaparecida   Union Sovietica, en el afán de mantener le democracia en el proceso revolucionario.
Como castigo a su osadía, que calificaron de traición, Huber Matos fue degradado, juzgado, condenado y  no lo crucificaron  porque para los revolucionarios no era un desconocido y además el gobierno sabía que lo que había expuesto era cierto.
Otros comandantes, como William Morgan y Sori Marín también fueron condenaron y los fusilaron como traidores, pero Huber Matos fue el primero en denunciar la infiltración comunista en la revolución y eso, hasta el día de hoy, nadie lo puede ignorar. 
50 años despues muchos de los llamados revolucionarios y comunistas, que abandonaron las filas del gobierno cubano, han lucrado con sus experiencias, contando verdades y mentiras frente a las camartas de la T.V.,  pero el Comandante  Huber  Matos, en el exilio continuó  siendo exponente de sus
principios y valores de hombre y patriota, sin especular ni aprovecharse del respeto que  muchos sentimos por la historia de su vida.


 
El Comandante Huber Matos fue un hombre, honrado y valiente, con rasgos de mambises, que vivió  una larga vida, al mismo tiempo  tan corta que no le ha permitido ver a su patria libre de quienes la explotan miserablemente.

Hoy todos conocen su historia, y otros pretenden ignorarla, pero lo que nadie podrá ignorar ni  olvidar es que mientras los comandantes revolucionarios, cómplices de Fidel Castro se acomodaban y robaban todo lo que pertenecía a la antigua burguesía, el Comandante Huber Matos  alzó su voz para denunciar a quienes,  con la complicidad de Fidel Castro,  se infiltraban en el seno de la revolución para crear lo que  hoy es una dictadura de corte fascista que se autoproclama comunista.  




! Descanse en paz querido Comandante Huber Matos!


23 feb. 2014

Democracia Vs Dictadura


Un enlace muy importante para todos.

http://blogg.analton.com/txt/gene-sharp-de-la-dictadura-a-la-democracia-pdf/


Queridos amigos lectores:

Les envío este enlace par un libro que dará respuestas a sus inquietudes,  porque en ese libro, de apenas setenta páginas,   encontraran la explicación de lo que está sucediendo a nivel mundial y sobre todo la única forma de ser libres de lo que nos han impuesto durante siglos, los gobiernos  de izquierda y de derecha.
Los actuales dictadores  dicen  hipócritamente que son  revolucionarios, socialistas, demócratas y hasta comunistas, disfrazados de todo lo contrario de lo que son, y fabrican  héroes a sus medidas y  los exponen como ejemplos a seguir,  para  utilizarlos en su propaganda y en sus discursos como víctimas, muchas veces  después de ser  entregados como trapos usados a sus propios enemigos o asesinados por ellos mismos, con juicios amañados, cuando ya no les son útiles, sin ningún tipo de remordimiento,  pues los conocen bien y saben que  en realidad muchos han sido o son mercenarios, asesinos, fascistas, putschistas, que los dictadores, utilizan en su beneficio personal, con el propósito de  movilizar y  utilizar las fuerzas del pueblo y el  apoyo  de oportunistas,  iguales o peores que ellos.  
 Muchos espías, cuidadosamente adiestrados, son capturados sin explicación, donde la única explicación  que cabe es  que fueron entregados por sus propios jefes.   Cientos de miles de revolucionarios  verdaderos han sido asesinados  por sus propios camaradas.
Predican que la moral y los principios de la familia  “son cosas  de viejos que siempre cambian y al final se impone otra moral diferente”.
No creen en Dios ni el Diablo. Solo creen en la riqueza que acumulan y piensan que todo tiene un precio, destruyen las  familias y sus valores. Obligadas por la miseria,  creada por ellos, prostituyen nuestras mujeres que no tienen otra forma de supervivencia, expuestas  todo tipo de abusos y menospreciadas por quienes no respetan sus sacrificios  para ayudar a su familia y a sus hijos y a ella misma. Una prostituta no es una delincuente, sino una víctima del sistema, sea cual sea,  autoritarios ,  dictatoriales o aparentemente democrático.  No lo olvides.
Dicen amar a los niños y en realidad ni siquiera les garantizan un desayuno escolar con un vaso de leche y mucho menos la alimentación diaria, y ya mayorcitos los adoctrinan con  falsos conceptos a través de maestros amenazados con el desempleo, para que les sean útiles y los corrompen  con ideas falsas de  sus derechos y libertades sobre las relaciones sexuales,  y autorizan la interrupción de los embarazos sin la participación paterna, arrancan la moral de nuestros hijos haciéndoles creer que no somos nada y que ellos  tienen  siempre la razón,  cuando en realidad son adolescente, necesitados de la guía de sus mayores.
Como Mahatma Gandhi lo demostró, contra la moral de un  pueblo, incluso representada por un solo hombre, no hay dictador que resista ni ejército que lo defienda. Los militares terminaran por unirse al pueblo para derrotar a los tiranos,   son hijos del pueblo, engañados por falsos guías que dicen ser revolucionarios para apoderarse de la riqueza de la nación y asesinar a quienes se les opongan.
No podemos seguir dejándonos embaucar, a los dictadores solo les importa el poder. Podemos hacer  caer los dictadores de sus pedestales como lo  han hecho muchos pueblos antes y ahora. Pacíficamente,  sin violencia física.  Sus armas  son de  metales y pólvoras  pero sus pies son de  barro y sangre. Con simple empujón caerán  por su propia  base.  Nosotros, la masa  amorfa, sin decirlo, tranquilamente,  los podemos derrocar en silencio, haciendo cada día una pequeña  acción que los debilite, sin  obedecerles ciegamente, sin dar todo nuestro esfuerzo para  fortalecer sus economías.

Lee este libro que te sugiero, háblale de él a tus amigos, a tus vecinos, a todo el que creas puede interesarle, sin complicarte demasiado y que te detecten  las fuerzas enemigas y los delatores.
Mientras lees y estudias este libro,  no asistas a los llamados de apoyo público del Gobierno, ni a sus centros de  diversión,  no te dejes  coger  como instrumento de sus objetivos, no te corrompas, no te drogues, y sobre todo no te canses  ni te frustres porque luego la sociedad va a necesitar de tus fuerzas para construir una sociedad mejor y sin canallas.
 Los dictadores  tienen las armas temporalmente, pero el poder es nuestro: somos millones de millones. Ellos sin nosotros son nada y tendrán que huir como ratas por los túneles y los albañales de donde nunca debieron salir.  
Es la hora de los pueblos, de los jóvenes honestos, de quienes no se venden por un plato de lentejas y que  están realmente dispuestos a sacrificarse en aras de la libertad. 
¡!Ahora o nunca, mañana será tarde!!!.