6 nov. 2012

La Ignorancia mata a los pueblos.

 

 



La Ignorancia mata a los pueblos.

Si alguien me dijera que el Presidente Barack Obama lo ha desencantado porque no ha cumplido o no supo cumplir con lo que prometió el 2008, pensaría que están normal, aquellos que un día pensaron que la revolución fidelista era la solución del problema de los cubanos.
 Si alguien me dijera que el señor Mitt Romney, a pesar de sus mentiras y sus cambios de objetivos de objetivos pudiera ser una esperanza para los norteamericano y que por ello quisiera que asuma la Presidencia de Estados Unidos Norteamérica, pensaría que es normal porque todos ponemos nuestra esperanza en aquello que aún realmente no conocemos.
Pero decir que el Presidente Obama es socialista, que puede llevar a los estados unidos de Norteamérica aún sistema socialista, realmente demuestra una suprema ignorancia, es como decir que Fidel Castro es comunista o socialista.
Los tres personajes públicos que aquí menciono, Obama, Romney y Castro, puedo decir, sin temor a equivocarme que ninguno de los tres es socialista ni tiene nada que ver con el comunismo.
Comenzando por el peor de los tres Fidel Castro, no es comunista ni socialista, aunque lo repita y lo jure miles de veces. Fidel Castro es un gánster, sin ideología política de ni algún tipo, que logró apoderarse del control de control de Cuba, apoyado por laclase mas adinerada de Cuba. Su visión del mundo fue y es fascista, de la peor clase. Comunista no lo fue ni lo será nunca, socialista jamás lo ha sido. Es solamente un dictador, ambicioso, criminal, exhibicionista.

Como cubano lamento que mis compatriotas, traumatizados por los crímenes y el discurso ideológico del dictador Fidel Castro, cual quiera que tome una decisión en favor de los pobres será visto como un posible socialista o lo que es peor como un comunista. 
No los culpo pero lamento que los traumas que todos los cubanos hemos vivido pueda determinar el triunfo del candidato demócrata en el estado de la Florida y no sean capaces de valorar que Obama ha facilitado la comunicación con los cubanos de la isla
aunque también por esto lo hayan condenado.

Mitt Romney, por sus propias palabras y proyectos sólo podemos decir que es un gran desconocido que se inclina en la dirección que sopla el viento.
Que su único interés es llegar a la Casa Blanca y ocupar la posición más importantes de Norteamérica. No creo que Mitt Ronmey representa los intereses del pueblo norteamericano, como dijo el mismo, mucho menos el 47% que vive en la pobreza, desconociendo que hay más de 40 millones de norteamericanos que no posee ningún tipo de seguro de salud.
Su apoyo fundamental será para los millonarios que representan una minoría de la población. Su discurso de cómo enfrentar la vida, no es nada extraño, es la expresión de quien todo lo tiene y piensa que los que no tienen nada es porque no han sido capaces de luchar para lograrlo.
Desconociendo las diferencias entre los seres humanos, sus aptitudes y capacidades.
No todo el mundo tiene la inteligencia y la capacidad de Bill Gates ni las habilidades del señor Donald Trump para sus negocios.
Lo peor de todo, de Mitt Romney, es lo falso de su militancia cristiana, cuando niega lo que Cristo hubiera hecho por ayudar a los desfavorecidos del Universo. No voy a negar que tiene cualidades que lo hacen atractivo para ser un presidente, por su conducta en la vida como misionero de su iglesia y como hombre que ha formado una familia y cuidado de ellas. Pero no es esto lo que debe decidir o determinar que sea capaz de asumir la presidencia del país más poderoso del mundo, que además representa la verdadera democracia y los valores humanos del occidente.
El señor Presidente Barack Obama, es un hombre que reúne cualidades innegables y que desde lo más humilde de la sociedad ha logrado triunfar como político, como hombre y como padre de familia.
El Presidente Obama, en sus cuatro años de Presidente, pese a todas las trabas que ha tenido que sufrir para poder realizar sus planes de gobierno, ha logrado al menos detener la crisis económica en que lo había al lanzado el gobierno republicano dirigido por el
señor George W. Busch, un hombre sin capacidades y ni aptitudes para gobernar un país. Que fue dirigido entre bambalinas por otros más capacitados, como su Vice-Presidente y su Ministro de Estado, ambos representantes de las grandes ambiciones de los Petroleros y los  fabricantes  de Productos Farmaceuticos, un poderoso sector de la población.
Quizás si el señor Busch hubiese actuado y representado su país, con ciertas cualidades que posee, Obama nunca hubiera sido Presidente, representante de las necesidades de cambio de todo el país.
Han sido múltiples los intentos de rebajar la imagen del Presidente Obama ante el pueblo norteamericano, incluso negarle la veracidad de su nacionalidad, indirgarle creencias que realmente no posee, simplemente porque su padre es un extranjero, con una religión diferentes de las tres religiones fundamentales Judeo Cristianas y del  Oriente. 
Nadie se ha atrevido hasta ahora comentar su condición de negro norteamericano, porque saben que el pueblo no lo permitiría. Pero decir que Obama es socialista, más que un error, es estúpido, porque si bien en el mundo actual las tendencias socialistas son predominantes y que muchos presidentes de países capitalista son elegidos por su militancia socialista, como el presidente de la República francesa y otros de América Latina, Barack  Obama no es socialista, es el representante de la clase media profesional norteamericano y además, millonario por su esfuerzo personal y el de su esposa, aunque no tanto como lo es el candidato republicano Mitt Romney.
Esta es mi opinión y doy gracias por poder hacerlo en un país donde la democracia  es una realidad para todos los que aquí vivimos: 

Estados Unidos de Norteamérica