24 dic. 2011

Soñar despiertos con reformas y cambios

Durante todo el fin de semana la mayoría de los cubanos estaban inquietos por os resultados de la reunión del gobierno cubano y sus posibles reformas de las leyes migratorias. Una vez más los incoherentes, seniles y absurdos dirigentes les dieron por el « saine « a quienes todavía creen que son capaces de reformar o cambiar todas las barbaridades que han cometido durante 53 años. Ayer me llamó por teléfono una vieja amiga para darme la noticia de que en Cuba se había aprobado la primera parte referida a la inmigración cubana. Decía mi querida amiga que ya los cubanos podían salir y entrar cuando desearan al territorio de Cuba, único país en el mundo que exige a sus ciudadanos solicitar un permiso tanto para salir del país como para entrar. El único país que lo antecedió en esta absurda medida fue la desaparecida Unión Soviética. Sin embargo el gobierno de La Habana, travestidos en capitalistas de izquierda, decidió otra cosa y prometió de forma paulatina realizar los cambios migratorios que el 90% de los cubanos están deseando, facilitando que los que dirigen el negocio de la “disidencia” sigan viviendo de sus ganancias y haciendo demagogia con lo que no han hecho ni harán el día que Cuba sea libre. Desastrosamente mi querida amiga se había dejado llevar más por los sueños que la realidad. Fue reconocer a la camarilla de ancianos farsantes más sabiduría e inteligencia de la que tienen. En la conversación con mi amiga, por supuesto basado en la falsa noticia, llegamos a la conclusión de que ahora, con la liberación de las impedimentas para viajar o regresar al país, unidos a los cambios en la economía y la propiedad personal, los líderes de la disidencia interna y externa, léase Miami, Vigilia Mambisa, los Diaz-Balart, la FCA quedaban desprovistos de su mayor arma de combate contra el gobierno de los comunistas de Cuba y que por ende los políticos cubano- americanos, quedarían prácticamente desempleados. Yo personalmente nunca creí que fuera así, pero cuando mi querida amiga interrumpió mi siesta para darme la noticia pensé que me había equivocado una vez más en mi vida, como tantas otras veces. Desafortunadamente la razón me pertenece y como decía mi padre, un viejo Guardia Rural: “El perro huevero no cambia ni aunque le quemen el hocico”. No crea nadie que esto que escribo es producto de la frustración, pues en realidad cuando no hay expectativas es imposible frustrarse. En primer lugar, por mucho que amo a mi país de origen, Cuba, aunque en señaladas ocasiones, como hoy, extraño mis viejos amigos de la infancia y las calles de mi barrio, a estas alturas del juego no voy a cambiar lo que decidí hace mucho tiempo, más de 20 años: a Cuba no volveré mientras ese gobierno de descarados y algunos nuevos oportunistas dirijan el país. Es posible que deje los huesos en el camino, porque ya los años que he vivido son muchos, pero no me importa, no iré mientras los ancianos e incontinentes gobernantes y sus más jóvenes cómplices, con los ojos puestos en la herencia, sigan controlando las riendas del poder. ¿El señor Raúl Castro no se da cuenta que junto a todas medidas económicas que ha tomado, si además facilita inmigración y migración de los cubanos ya no tendrán ningún elemento de valor para atacarlo? ¿No se dan cuenta que aunque de permiso de salida de Cuba a todos los que lo deseen, si los gobiernos de otros países no les dan la visa de entrada no podrán viajar? No. no creo que se dé cuenta pues siempre he dicho, aunque nadie me quiera creer, el gobierno cubano está dirigido por sus enemigos y posiblemente entre sus viejos dirigentes, que se oponen a la flexibilidad de las leyes migratorias, hayan quienes recibe órdenes directas de sus más grandes enemigo, entiéndase, los aparatos de espionaje extranjeros, que no les conviene perder el gendarme pseudo comunista cubano que cuida sus fronteras. Muchas veces pienso que Cuba está dirigida por los enemigos de los intereses del Gobierno de los comunistas que actualmente desgobierna el país. No porque la paranoia me lleve a extremar la peligrosidad de ese estúpido sistema. ¿Cómo es posible que dentro de ese gobierno no haya alguien que se dé cuenta que a quien más daño hacen esas medidas absurdas, que limitan la entrada y la salida de sus ciudadanos al extranjero, son a ellos mismos que le dan armas a sus enemigos para que los ataquen donde más les duele? Es necesario que el gobierno cubano comprenda que con dirigentes como los de ellos no necesitan enemigos para destruirlos ni para ser criticados, ellos mismos, con sus absurdas leyes e innecesaria represión están cavando la tumba que los llevará al infierno. Dentro de los 20 años, si todavía están ahí, dirán como dijeron referidos a la represión de los homosexuales, fue un error y no teníamos tiempo, ocupados en los problemas de la economía para resolver los problemas migratorios, y como esto mucho más. Es el gobierno cubano y los imbéciles que lo dirigen quienes alimentan los argumentos de la disidencia interior y exterior, cuando atacan a un grupo de mujeres que lo único que hacen es caminar, caminar y más nada. Y digo a los potenciales y soñadores viajeros no crean que si Cuba les autoriza a salir los gobiernos extranjeros les darán tan fácilmente como ahora Visa de entrada al país. Olvídense de eso, que un filipino para obtener Visa de USA necesita esperar 28 años. Y que si Estados Unidos esta pleno de indocumentados no es porque sus países de origen no les permitan viajar como sucede en Cuba sino porque no les dan Visa si no demuestran que no se quedaran. Y para que no se dejen tupir con los cubanos que van a soltar de las carceles. Son los que cometieron delitos contra la economia que ya non son delitos, y los extranjeros son la mayoria delincuentes comunes que cometieron delitos en Cuba y es mejor sotarlos porque alli hay que mantenerlos y no es lo mismo que cuando se trata de un infeliz preso cubano, que le tratan como si fuera un animal cualquiera y lo alimentan con comidas qu ni los animales se la comen. Alguna vez alguien me dijo que había que cuidarse de los malos y alejarse de los “buena gente”. Hoy quiero agregar que los brutos e ignorantes son peor aún. Calificarlos de criminales, terroristas, asesinos, mentirosos, traidores, perversos, no tiene ya ningún valor, ellos saben lo que son: imbéciles, seniles, seso huecos, ignorantes dirigentes de un sistema arcaico, que por culpa de sus propios errores ya no tiene salvación ni arreglo posible. Vivir por ver. !Feliz Navidad y recuerdos a Lola y las muchachitas!