24 jun. 2010

Un Pino Nuevo Al Congreso Norteamericano! Abogado Carlos Rodríguez



Hace algunos días había publicado una pequeña nota anunciando un receso en mis labores de bloguero, pero resulta que heme aquí escribiendo esta nota inspirado por el orgullo de ser cubano y el privilegio de ver crecer un Pino Nuevo en el patio de la política americana.
Ayer descubrí en la Internet, y casi por azar, una propaganda donde aparece la candidatura de un joven abogado llamado Carlos Rodríguez al Congreso   de Estados Unidos de América.
Comencé a leer el documento pensando que se trataba de un político más que luchaba para obtener una plaza en el mundo de la política estadunidense,  pero fue tan grande la sorpresa al leer su autobiografía y saber quien es  que me decidí a seguir ahondando en su biografia.

Descubrí que es un joven profesional de origen cubano que no ostenta el apellido de ningún político tradicional.

Carlos Rodríguez,  es lo que un Apóstol de la Libertad Latinoamericana, José Martí, bautizo como Pinos Nuevos.

UN PINO NUEVO que se levanta para crecer, arbolando entre sus manos la bandera de los inmigrantes, los desempleados y los sagrados derechos del pueblo norteamericano.

Carlos Rodríguez se  distingue por  no ser un político tradicional de los que viven de las fantasías que crean a sus electores.

El Abogado Carlos Rodriguez  es un hombre común, como cualquier otro, que mediante el esfuerzo de sus padres y su sacrificio de hombre joven, realizo una brillante carrera en una de las universidades del país que lo acogió junto a su familia,  para que vivieran en libertad.

Carlos Rodríguez no es hijo de una familia acomodada de la sociedad tradicional cubana.
Este joven abogado de origen cubano llegó al exilio con apenas dos años de nacido en brazos de sus  padres, personas trabajadores y humildes que tenían una heroica  historia de lucha  desde la Guerra de Independencia frente al colonialismo español, uno de sus cercanos ancestros murió asesinado por la libertad e independencia de Cuba, otro un clérigo colaboro con el Mayor General Antonio Maceo en la última Guerra de Independencia contra el colonialismo español, sin jamás reclamar nada al gobierno republicano ni  disfrutar de las ventajas de los llamados padres de la patria.
Su propio  padre, sufrió la prisión por sus convicciones frente a la  dictadura que oprime el pais donde nacio.


Carlos Rodríguez nació de un pueblo que sufre, llora y se desangra en manos de una dictadura militar.
Es un Pino Nuevo, sin deudas con el pasado, que se apresta a luchar sin escatimar esfuerzos por la felicidad de esa gran masa del pueblo norteamericano representada por mas de 40 millones de inmigrantes y exiliados hispanoamericanos,  dispuesto a sacrificar su vida por loa  Estados Unidos de America el pais que le dio refugio apenas siendo un niño pequeño,  donde crecio  y se formo su profundo amor por la democracia y la libertad ciudadana.


Carlos Rodríguez en su biografía no menciona estos hechos, quizás por la modestia que ha caracterizado a esta familia con su historia mambisa, o quizás porque no necesita como los satélites la luz de otros astros para brillar en el firmamento de la política.

Carlos Rodríguez dedicó, desde el principio de su carrera como abogado, sus esfuerzos a la defensa de los inmigrantes, muchos que no tenían ni siquiera con que pagar sus servicios y conoció de cerca las penurias de la inmigración sin permitir que el fruto de su trabajo anulara sus convicciones y le acomodara en una vida de confort e indolencia en el lugar donde la economía dominante pertenece a gentes de propio origen.

No Carlos Rodríguez se fue donde la lucha por los problemas de inmigración son más agudos y cargó sin vacilar, adarga al brazo, como nuevo Quijote, para defender los derechos de los más humildes de la sociedad norteamericana.

Tengo la firme convicción, después de haber leído su biografía, después de hurgar en su historia familiar que CARLOS RODRIGUEZ MERECE IR AL CONGRESO PORQUE SABRA COMO DEFENDER LOS DERECHOS DE QUIENES SUFRIMOS EN CARNE PROPIA LAS PENURIAS DE LOS INMIGRANTES Y Y EXILIADOS DE TODOS LOS PAISES DEL MUNDO.

!Carlos Rodríguez, los cubanos desde cualquier parte del mundo te deseamos éxitos en tu s propósitos de hacer de éste un mundo mejor para todos ¡


Como dijo José Martí:
:


¡...El sol, después de la sombra de la noche, levanta por el horizonte puro su copa de oro!!

!La amapola más roja y más leve crece sobre las tumbas desatendidas. El árbol que da mejor fruta es el que tiene debajo un muerto ¡


22 jun. 2010

RECESO BLOGUERO


! DEMASIADO PARA UN SOLO CORAZON !.

MIENTRAS DESAROLLO OTRAS ACTIVIDADES CREATIVAS LES RECOMIENDO  VEAN YOUTUBE.COM 
CON  CANCIONES DE AYER Y DE HOY...
RECODAR ES VOLVER  A VIVIR...

ROMAN

16 jun. 2010

Me entiendes, te entiendo, nos entendemos…a veces si a veces no....

Hace muchos años, de esos que cuando alguien te pregunta desde cuando, nos provoca una exclamación parecida al aullido de un lobo, que mi hermano me decía que no se debe preguntar a alguien aquello de:
¿Me entiendes? Que lo correcto es preguntar: ¿Me explico bien?
Considero que aunque esta es una frase protocolar tenía y sigue teniendo razón.
Ahora bien, sucede que a veces, por más que trato de ser explicito y de escribir cosas que sean fácilmente comprensibles, no logro comunicar el sentido de lo que quiero expresar, lo que se manifiesta por las reacciones de algunos de los que leen mis escritos, desde un punto de vista totalmente subjetivo, especialmente los más allegados a mí
En mi afán de hacerme comprender, analizo mis escritos en varias ocasiones. Aparte de mínimos arreglos, muchas veces de estilo, llego a la conclusión de que lo que he dicho lo dije bien, y es exactamente lo que quería decir.
Esta conclusión me plantea una situación muy especial con respecto a la ética de la pregunta que mi hermano me critico hace mucho tiempo.
“¿Me entiendes?”
En ciertos casos no creo que haya lugar para cuestionar si me he explicado correctamente o no.
Pues considero que ciertas críticas o reacciones son erróneas y se trata más bien de interpretaciones de quien lee, que no me ha comprendido y por tanto es un problema suyo y no mío.
La comprensión, el entendimiento entre las personas se debe mucho al uso de un lenguaje común, la compatibilidad mutua y el dominio del tema de que se esté tratando.
Por ejemplo en el filme “Antes que anochezca”, referido a la vida de Reinaldo Arenas, escritor cubano, homosexual, hay una escena donde el actor Javier Barden, representando a Reinaldo Arenas, abre la puerta de refrigerador y dice:

“Esta es una compota de papaya, la única forma en que la soporto”

Para nosotros los cubanos que llamamos “papaya” al órgano genital femenino externo, y conocemos la orientación sexual de Arenas en la vida real, la frase tiene un sentido que va mucho más allá del simple contexto en que es pronunciada. Para nosotros los cubanos es un mensaje humorístico, casi subliminal, de sus preferencias sexuales. Para un extranjero no informado de la denominación popular cubana del órgano genital femenino, es una frase banal y sin importancia referida a las preferencias alimentarias del personaje. –

Hay factores que hacen muy difícil la comunicación entre los individuos, aun más difícil de lo que naturalmente es, entre ellos las diferencias conceptuales en el enfoque de una situación, sobre todo si el tema implica creencias o valores aparentemente no coincidentes.
Se necesita mucha objetividad para comprender el sentido del otro para aceptar afirmaciones o conceptos sobre hechos u opiniones diferente, sin que esta no sea matizada por las creencias del individuo, su subjetividad, que generalmente implica el fanatismo o el dogmatismo que obnubila la compresión de lo que el otro quiso manifestar.
Recién llegado al exilio me encontraba en New York de visita, cuando en horas de la madrugada, viajando en dirección a la terminal de trenes para regresar a Montreal, mi acompañante hizo un comentario admirando a cierto escritor y yo sencillamente le dije que no me agradaba su estilo y que no lo creía muy sincero en lo que decía, resultando que me vi atacado con una furia inusitada, donde lo menos que me dijeron fue que “en Cuba los comunistas me habían comido el cerebro”
Años después supe que yo había sufrido una confusión de nombre con el autor de marras, pues recién llegado de la Isla realmente no conocía al personaje de que me hablaban ni del “prestigio” que gozaba entre la gente común. Comprendí mi error pero nunca me disculpe pues realmente estimo que no merecía el ataque de que había sido víctima por determinada preferencia literaria. Una muestra de lo que anteriormente he señalado.
En mi criterio muy personal no basta con conocer el alfabeto y gustar de la lectura, es necesario saber leer desapasionadamente y objetivamente lo que ha expuesto quien escribe.
Durante casi 23 años mi trabajo diario fue hacer más compresiva la escritura de algunos autores de radio y televisión sin preferencias ni gustos personales sino con objetividad y respeto para la obra.

No niego, pues sería pretencioso hacerlo, que yo también, a pesar de mi experiencia, no haya caído en ese defecto de la comunicación, pero pienso además que aparte del dominio del tema se requiere un cierto nivel cultural para poder valora algo que se lee, para comprender que donde muchas veces se puede concluir, determinar una falta de coherencia o contradicción en lo expuesto, en realidad hay un contra sentido, un calificativo, una ironía para poner de relieve algo que es totalmente diferente a lo que se dice.
En uno de mis recientes escritos decía que alguien con “su gran generosidad” había perdonado a quienes lo habían calificado de algo y con “su dialéctica” los había convertido posteriormente en sus más allegados colaboradores.
En ese contexto trataba de demostrar la hipocresía y el oportunismo de la misma persona que calificaba de “generoso, y dialectico”, es decir la componenda política , sin principios ni respeto a ningún tipo de ideal, solamente guiado por el interés de controlar y mantener el poder haciendo las concesiones que fuera necesario hacer.
En mi caso particular, que es de lo que se trata aquí, creo que en general mis escritos son muy sencillos y nada pretenciosos ni con niveles culturales extraordinarios, pues de ser así, para corregirme, tendría que aplicarme aquella frase de un ilustre filosofo griego que dijo “Solo sé que no sé nada”
Estoy convencido de que tengo mucho que aprender, y busco sin detenerme la fuente donde pueda beber ese conocimiento que deseo poseer
La subjetividad del individuo siempre la describo a través de un ejemplo muy sencillo.

Cuando poseemos una imagen ideal de la persona que deseamos conocer, para unir nuestras vidas, y sucede que conocemos a alguien que nos agrada, pensamos que esa persona es ese ideal que hemos creado internamente. Cuando comprendemos que no es así, sencillamente nos frustramos, pero no tanto por culpa de la persona, sino por nosotros mismos que hemos identificado nuestros deseos con una realidad que no existía.
Hay personas que cuando razonan se olvidan que los demás seres humanos también lo hacen y caen en lo que se llama filosóficamente solipsismo, un proceso psíquico en el que se piensa que la verdad comienza y finaliza en el marco y de los límites de la conciencia individual, donde los demás no interesan porque sencillamente están equivocados, sin comprender que la verdad, sea absoluta o no, puede tener muchas facetas, y que todos las exponemos partiendo de nuestras propias experiencias e interpretaciones sin necesidad de sufrir de falta de cordura mental o ser incoherente..
Muchos quieren leer lo que quisieran que el autor escribiera de la forma en que  ellos lo dirían, pero no es así, cada uno posee su librito para expresar sus ideas, y por eso  creo que a pesar de las criticas, algunas bien merecidas, no cambiare mi forma ni los principios que me inspiran cuando escribo.
Quien quiera criticar que venga a mi web y escriba y diga aquí lo que piensa y con mucho gusto le contestare:
¿Me entiendes? ¡Perdón hermano! ¿Me he explicado bien?

Notas:

1. Solipsismo, del latín "[ego] solus ipse" (traducible de forma aproximada como "solamente yo existo") es la creencia metafísica de que lo único de lo que uno puede estar seguro es de la existencia de su propia mente, y la realidad que aparentemente le rodea es incognoscible y puede no ser más que parte de los estados mentales del propio yo. De esta forma, todos los objetos, personas, etc., que uno experimenta serían meramente emanaciones de su mente y, por lo tanto, la única cosa de la que podría tener seguridad es de la existencia de sí mismo.

2. El Monólogo de Segismundo de la tragedia La vida es sueño (estrenada en 1635), de Calderón de la Barca refleja igualmente el pensamiento solipsista cuando el protagonista, Segismundo, encerrado desde que nació en una torre, se pregunta si es real el mundo que ve a través de la ventana y si esta vida en realidad no es más que un sueño.

10 jun. 2010

Un mensaje especial para los lectores de los artículos publicados en mi web



www.notasintimas.com



En los ultimos días ha habido una afluencia inusitada a las páginas de nuestra web.
La razón al parecer es por el interés provocado por mi carta al Secretario General del Partido Comunista de Cuba.

En algunos comentarios y webs donde también participo se han producido comentarios favorables o ácidamente críticos otros, y algunos totalmente escépticos de la efectividad de mi propósito, llegando incluso a tacharme de forma equivoca.

Cosa que no me sorprende, basta con leer algunos comentarios que se publican en los artículos publicados en la prensa, especialmente en El Nuevo Herald, para darse cuenta a qué nivel de intolerancia llegan, incluso de falta educación, quienes escriben comentarios plenos de faltas de respeto y groserías.
Sabia y era a de esperar fuera así y no me ofendo y francamente esto no me molesta aunque a algunos les he contestado al mismo nivel que me escribieron, solamente para aclarar el sentido de mis palabras .

Estos hechos, que si fueran referido a otro tema quizás no fuera tan importante para mí, demuestran el grado de cólera que existe con relación a la situación de Cuba, no solo de quienes con sus razones personales y publicas reaccionan asi, sino también de quienes defienden o apoyan el sistema de gobierno imperante en Cuba.

Debo decir, además, producto de mi observación prolongada, la mayoría de los comentarios a favor del gobierno cubano proceden de personas de otros orígenes nacionales, no cubanos, que quizás por falta de vivencias personal o bajo la influencia de la propaganda del sistema, solo ven maravillas donde también existen errores, dejadez y abuso de autoridad, tal y como sucede en prácticamente todos los países del mundo.
Cuba no es un caso especial ni diferente, la burocracia, la corrupción, la ignorancia, el nepotismo, el abuso e imposiciones de reglamentos y leyes injustas existen en todas partes del mundo. Eso no lo justifica pero demuestra que el problema es mayor y no tan localizado como pensamos.

No creo que con faltas de respeto y groserías se pueda llegar a nada.
No estoy predicando ningún tipo de pacifismo ni ignorando los motivos que hacen reaccionar a mucha gente de nuestro pueblo.
Cada situación merece el tratamiento que debe tener, pero no es atacando a quienes queremos servir a nuestro pueblo, denunciando lo que allá sucede, que se puede avanzar en la lucha por que las cosas cambien de forma justa y aceptable para todos.
Hay quienes creen en la lucha armada, quienes prefieren se produzca la sustitución del gobierno mediante un Golpe de Estado interno, por militares honestos dentro del sistema, quienes prefieren combatir en los predios internacionales y otros los más ingenuos en las medidas de transición de un gobierno que leva 51 años haciendo lo mismo y sin señas de querer cambiar nada, a no ser con alguna medidas de orden cosmético.
Creo que cada uno debe poner su esfuerzo allí donde crea ser más capacitado.
Yo por mi edad y conocimientos creo que aquí es mi frente de batalla.

Que otros que hagan lo que estimen conveniente mientras no agredan a personas inocentes que no tienen nada que ver con lo que está pasando, aunque claro esta que después de 51 años es difícil saber quien está totalmente fuera de la culpa. Como dijo Cheito León “aquí el que mas y el que menos dio soga también”

Muchos de los se fueron en los primeros tiempos lo ayudaron derribar el gobierno de Fulgencio Batista, ayudaron con dinero y apoyo intelectual, desde fuera y otros traicionando al Ejecito de la Republica que combatía a los llamado rebeldes des fidelocomunistas.

Existían otros grupos formados por estudiantes y hombres honestos que querían realmente una patria libre y democrática, pero desde un principio fueron eliminados o ejecutados, esos no cuentan cuando hablamos de culpables de haber entronizado al dictadura comunista en el poder. Esos fueron encarcelados y muchos asesinados por las hordas que se ha han dado por llamar comunistas como una falsedad total, pues en todo caso son estalinistas o leninistas, o cualquier otra cosa pero nunca ni revolucionarios ni marxistas.

Decía al principio que esta nota iba dirigida a los lectores que de forma privilegiada reciben mis artículos directamente y me escriben en privado o me comentan directamente sin visitar la web original, www.notasintimas.com

A mis más allegados y amigos les invito a visitarla y leerla directamente pues es aquí donde esta lo mas grafico de mi web, donde se pueden leer las opiniones de otros lectores y amigos y dejar sus comentarios al final de los articulo.

Gracias por su atención a todos

Román.