23 may. 2009

QUIERO ESCRIBIR.....



Hoy quiero escribir sobre una idea que me surgió cuando hablaba con el asistente de mi barbero, un joven de origen libanés, con quien había comentado la publicación de mi primera novela, y mi libro de poemas y que sólo faltaba encontrar alguien que quiera publicarlos.
El asunto es que él quiere escribir y me preguntaba cómo hacerlo. Se me me ocurrió contarle de mis inicos como redactor de la Revista Pioneror en 1962.
Recuerdo que entre los redactores se destacaba un joven muy talentoso, Froilan Escobar, que se desarrolló como escritor sobre la base de la dedicación y el esfuerzo continuado, y quien es hoy reconocido por sus obras, y ejerce como profesor de la Universidad de Costa Rica.

Más tarde, se integró al grupo Mariano Rodríguez Herrera, un joven escritor camagüeyano premiado con un viaje a Helsinki por su obra la Metamorfosis, que a mí se me ocurría tenía algo que ver con Kafka.
Mariano era una especie rara de libre pensador,el único intelectual reconocido en aquellos años, que exhibia el pelo largo como demostracion de su caracter rebelde e independiente. Hace mucho tiempo que no sé qué pasó con él, pero por su melena y talento, bien merecía ser Ministro de Cultura, quizás más que el actual. un personaje de pelo largo e ideas cortas.


La escritora Dora Alonso fue una gran ayuda en nuestro desarrrollo como redactores para los niños.


Cuba fue, y es, una fuente inagotable de creadores y de artistas, en un mundo donde es más fácil ser actor que escritor, cineasta que literato, aunque hayan muchos factores que estancan y marchitan el desarrollo de esos creadores.
Recientemente he leído, de jóvenes artistas, al parecer de buena formación, que abandonan Cuba para ir a otros países donde son muy bien acogidos por su calidad en la interpretación, al igual que otros creadores, escritores, realizadores, músicos, que alguna vez brillaron internamente, que abandonan el suelo patrio para buscar nuevos horizontes de realización.

¿No es todo esto una contradicción dentro de un pais que tiene un elevado nivel cultural?







¿De quien es la culpa para que se produzcan más y más deserciones cada día?


Pienso que detrás de todo esto están los burócratas de los organismos de la cultura, que de alguna manera deciden el desarrollo artístico e intelectual del país.

A Cuba tiene que venir alguien de otro lugar a descubrir a nuestros artistas para que puedan ocupar la plaza que les pertenece por su talento.

Que mejores ejemplos que los artistas veteranos de Buenavista Social Club, que volvieron del olvido, casi ya para morir.

En la Cuba de hoy, gente más culta que nosotros a su edad, con verdadero talento, que se frustran y nunca pueden exponer sus obras al público.

Mientras en el mundo surgen más y más cantantes y trovadores, los cubanos seguimos atados a los viejos talentos, quienes a pesar de haber sido muy admirados en el pasado ya van en decadencia y necesitan que surja el relevo con igual o más calidad que ellos, como sucedió con Sindo Garay, Matamoros y otros creadores de la música que en su momento fueron reemplazados por nuevos valores como Nicola, Silvio, Milanes, Sara, Pedro Luis Ferrer, y muchos otros más.

Por poner un ejemplo les contaré que conocí un joven venido de las Tunas, César, que tenía composiciones y canciones al mismo estilo del Guayabero, cuando lo oí pensé, aquí está el nuevo Guayabero, con la sola diferencia que era blanco.

¿Dónde esta César?

Por ninguna parte aparece, ni antes ni después ni ahora.


Quizás alguien pensó que sus canciones y burlas eran muy fuertes para ser oídas.
Probablemente algún burócrata de la cultura no consideró muy adecuado para promoverlo a otros niveles de interpretación, o tal vez pensó que para un tunero era mejor ser boxeador como Stevenson por aquello de que “la técnica es la técnica y sin técnica no hay técnica”.


A nivel de la creación tanto en la literatura como en el periodismo, surgen cosas parecidas, estrellas que pasan y no permanecen porque alguien, sin razón ni motivo, las elimina del firmamento artístico o intelectual. Tienen que cuidarse porque "al menor desliz, al menor descuido" les sucede como a la Claudia de Ernesto Cardenal.


Estoy convencido, que existen miles de valores que no terminan de surgir por falta de oportunidades reales más que de talento.

Ahí están los autores de blogs. En el mundo existen actualmente más de 900 escritos por cubanos en el extranjero, con más o menos calidad, que son la expresión de lo que Cuba podría tener como cantera de nuevos escritores, y que abandonan el país para desarrollarse en otras tierras donde la lucha no es tampoco fácil.

No sólo con guerreros,campesinos y obreros se desarrolla un país.

Los que trabajan manualmnte necesitan quienes les den ocasión de distraerse, de escuchar buena música, de disfrutar de buenos espectáculos, de leer buenos comentarios de obras de cine, de teatro.
De alguien que opine sobre lo que estima debe ser o hacerse de forma diferente, sea en lo político, social o económico, que critique lo mal hecho y sugiera rectificaciones.

Cerebros pensantes que sirvan a la nación para su desarrollo, sin temer a sus opiniones. Una opinión no es necesariamente una contradicción antagónica para facilitar soluciones, ni puede por sí sola destruir un sistema ya establecido de un gobierno cualquiera. Lo más que puede hacer es poner de relieve algo que debe modificarse.
Sólo temen a las opiniones quienes están conscientes de sus defectos y no quieren modificarlos.

Es necesaria la libertad de expresión, como ahora después de muchos años se está haciendo con la libertad de culto. Como ahora se busca darla a los homosexuales apoyados por Marisela Castro, hija del Presidente de Cuba Raul Castro.

¿A dónde llevan las restricciones con los intelectuales y los escritores con aquella frase: “Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada”?


Una frase apropiada quizás para una Revolución naciente pero que ya no tiene vigencia después de 50 años en el poder, y ante el desarrollo tecnológico de las comunicaciones.

Una frase absoleta, que ya cumplió su rol, y que por no ser ajustada a la dialéctica de los nuevos tiempos se ha convertido en un dogma en el tratamiento de los nuevos valores culturales e intelectuales.
El dogmatismo de este criterio ha llevado directa o indirectamente a la deserción y la doble moral.

¿Qué hubiera pasado con Yoanis si hubiese tenido la oportunidad de escribir y publicar sus opiniones en la prensa oficial?

En mi opinión nada, absolutamente nada.


Tal vez Yoanis hubieran sido factor de ayuda al sistema para hacer las cosas de forma más acertada.
¿Por qué ahora se le persigue, en vez de darle la oportunidad de expresarse legalmente? Sobre todo leer lo que dice, sin prejuicios, lo que sería de mucha utilidad para quienes no pueden controlarlo todo y todo el tiempo.

¿Qué ha sucedido con la Yoanis perseguida y marginalizada?
Simplemente, destacar sus escritos como ya lo vemos con sus premios e invitaciones.

Un día, cuando con calma se revisen esas medidas absurdas de censura y restricciones innecesarias, alguien le dirá a Yoanis:

" Mira lo que hiciste con tus comentarios y tus críticas a la Revolución”

Yoanis les contestará como Picasso ante su cuadro de la destrucción de Guernica, cuando un alemán le preguntó si él lo había hecho y dijo:

“No, eso lo hicieron ustedes”

No hay comentarios: