27 may. 2009

Nostalgia


“La Nostalgia describe un anhelo del pasado, a menudo idealizado y poco realista.” Nos dicen en Wikipedia.
Estas no son solamente notas, sino más bien un ligero análisis de lo he publicado hasta hoy.
Recientemente he recibido algunos mensajes de amigos lejanos de los cuales hace mucho tiempo no tengo noticias, incluso gracias al Internet de algunos que viven en Cuba. Hay quienes se reconocen en mis escritos y otros me dicen que les agradan pero que las sienten muy nostálgicos.
Me satisface que me comenten y así lo he pedido en mis inicios, pero que según mi criterio de la nostalgia no estoy de acuerdo con ellos.
Por ello copio a continuación algunos párrafos que definen la nostalgia, en Wikipedia.
“La nostalgia es referida comúnmente no como una enfermedad ni un campo del estudio, sino como un sentimiento que cualquier persona normal puede tener.
La nostalgia es el sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido y que ahora ya no se tiene.
La nostalgia se puede asociar a menudo con una memoria cariñosa de niñez, una persona, un cierto juego o un objeto personal estimado.
Los estudios muestran que muchas personas creen que en años o décadas pasadas las personas estaban mejor de lo que están ahora, con un nivel de vida más alto, incluso cuando esto no es siempre el caso. Esta creencia es muy típica de la nostalgia. ..
La nostalgia no es definible científicamente, distintos pensadores han hablado de ella.

Nostalgia es la sublimación en la indeterminación de un anhelo del alma desbordado en la materia, “como un amar sin ser amado y como un dolor que sentimos de miembros de la familia que no tenemos”... se transparenta en un “echar de menos lo que no somos”, y la aceptación de que nos encontramos “incompletos o mancos”.
La nostalgia, aún cuando también identifica en sus límites un sentimiento de pérdida, no se refiere a una vivencia corriente. Sino a una difusa, a la vez que persistente y dolorosa…
La nostalgia mezcla “un sentimiento de encanto ante el recuerdo del objeto ausente o desaparecido para siempre en el tiempo, un sentimiento de dolor ante la inasequibilidad de ese objeto, en fin un anhelo de retorno que quisiera transponer la enigmática distancia que separa el ayer del hoy y reintegrar el alma en la situación que el tiempo ha abolido.”.
Hace algún tiempo, quizás años, supe de un compañero de trabajo del ICR se había retirado y como recordaba su número de teléfono decidí llamarlo.
En mis inicios en el ICR como realizador, para un programa nuevo llamado Los pueblos de Cuba, en el que yo hacía entrevistas, este amigo tuvo un gesto conmigo que siempre le agradecí, era el Jefe de Transmisiones, y me regaló un cronómetro para que midiera mis entrevistas y me fuera más fácil editarlas después.
Más tarde lo quitaron sin explicaciones, simplemente porque según me dijeron era empleado de la CMQ desde el tiempo de los Mestre. Como para mi eso no significaba nada seguí teniéndole el mismo afecto desde que lo conocí.
Siendo yo Asesor de Programas, y después guionista del programa Tránsito, su esposa se me acercó y me pidió lo ayudara pues él no estaba haciendo nada, yo simplemente solicité que fuera Director fijo del programa, así iniciamos un trabajo juntos que duró largo tiempo, hasta que su talento se impuso y le dieron otros programas como realizador.
Como la amistad se mantenía, al menos de parte mía, un día visité su casa, cúal sería mi sorpresa cuando parado en la puerta oigo que la niña de la casa, con esa inocencia de los niños le decía: “Papy aquí te busca el burro”.
Nunca le comenté nada de lo que había oído, pero evidentemente aquella familia me había bautizado con un nuevo nombre que no era nada elegante. No lo tomé a mal porque allí todos tenían un apodo, por ejemplo la niña Ana María era la Cigüeña, y los hijos Felopín una forma de llamar a los Rafael en Cuba y Juanpín derivado de la yuxtaposición de Juan, su nombre y un mala palabra que no repito por respeto a mis lectores y lectoras.
Al saber se había retirado lo llamé por teléfono para felicitarlo pero quizás tuvo miedo de mi llamada desde el exilio y claro no hablamos mucho.
Unos días después llamé a mi ex esposa porque supe estaba con la neuritis que atacó a los cubanos debido a su desbalance dietético, y me dijo que había sabido de mí por mi estimado amigo que le había comentado que yo estaba nostálgico de mi vida en Cuba y hasta quizás arrepentido de haberme quedado.
Como comprenderán cogí un gran “berrinche”, como decimos los cubanos cuando nos cabreamos y más nunca lo llamé ni tuve noticias de él hasta que leí en su biografía, publicada en la Internet, que había llegado a representar a Cuba en actividades culturales en España.
Me alegré por él y por lo que yo había hecho para su recuperación como creador. Supe también que sus hijos son realizadores como su padre y trabajaban en México. Me alegré también pues eran muchachos con mucho talento.
Ahora bien lo que no me gustó fue eso de la nostalgia, porque la gran verdad es que no siento ninguna nostalgia de acuerdo a como la definen.
Como todo, en la vida hay bueno y malo, cosas que nos agrada recordar y otras que no quisiéremos ni acordarnos jamás.
En el ICR viví cosas que todavía me parecen agradables para mis gusto profesional y viví otras que realmente fueron muy difíciles, no digo amargas, porque realmente no son hechos que me afecten tan profundamente, que me hagan sufrir.
Aquel medio tiene sus características que hay que asumir y vivir con ellas.
La gente que trabaja allí no son gentes comunes, son personas con ciertos componente de la personalidad que les permite realizar su trabajo artístico con calidad, son seres con fibras humanas muy calificadas, y una extraordinaria sensibilidad para reflejar la realidad e interpretarla
Me siento feliz de haber trabajado con ellos, siempre he dicho que con muy contadas excepciones los artistas que yo conocí eran personas muy nobles y sinceras, entre ellos Enrique Satiesteban, Reynaldo Miravalles, Mario Limonta, Alden Night,Rogelio Blain, Manuel Porto, Rodolfo González, Tony Delgado, Gina Cabrera, Erick Romay, Maritza Rosales, Aurorita Basnuevo, Agustín Benítez, Enrique Peña, Armando Soler, Gastón Palmer, Luis Lloro,Gerardo Riveron.
Entre los directores estaban:Abel Ponce, un ejemplo de caballero, German Navarro, Felipe Sarduy, Radamés Pérez, Raúl Pérez, Pinellito, Cáceres Manso, Arístides Estévez, Manuel Puertas, Sirio Soto, y mi buen amigo Juan Bautista Vilar.
Entre los escritores habían algunos muy valiosos que realmente no tuvieron mucha relación conmigo, recuerdo uno que murió ahogado tratando de escapar de Cuba, Mesa Roye, Roberto San Martín (padre) Héctor Núñez Rodríguez, José Ramón González, un personaje, muy especial, gallego por más señas, expulsado de Cuba como periodista extranjero.
Realmente no reniego de mis 23 años trabajando en el ICR, señalo y critico algunos dirigentes incapaces y oportunistas, que deformaban y dificultaban el trabajo de todos los que queríamos hacer algo que valiera la pena, pero no a mis compañeros de trabajo que he mencionado más arriba y otros que que no menciono porque sería alargar esta relación innnecesaramente.


Como dijo Joaquín Sabina:

"No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”

23 may. 2009

QUIERO ESCRIBIR.....



Hoy quiero escribir sobre una idea que me surgió cuando hablaba con el asistente de mi barbero, un joven de origen libanés, con quien había comentado la publicación de mi primera novela, y mi libro de poemas y que sólo faltaba encontrar alguien que quiera publicarlos.
El asunto es que él quiere escribir y me preguntaba cómo hacerlo. Se me me ocurrió contarle de mis inicos como redactor de la Revista Pioneror en 1962.
Recuerdo que entre los redactores se destacaba un joven muy talentoso, Froilan Escobar, que se desarrolló como escritor sobre la base de la dedicación y el esfuerzo continuado, y quien es hoy reconocido por sus obras, y ejerce como profesor de la Universidad de Costa Rica.

Más tarde, se integró al grupo Mariano Rodríguez Herrera, un joven escritor camagüeyano premiado con un viaje a Helsinki por su obra la Metamorfosis, que a mí se me ocurría tenía algo que ver con Kafka.
Mariano era una especie rara de libre pensador,el único intelectual reconocido en aquellos años, que exhibia el pelo largo como demostracion de su caracter rebelde e independiente. Hace mucho tiempo que no sé qué pasó con él, pero por su melena y talento, bien merecía ser Ministro de Cultura, quizás más que el actual. un personaje de pelo largo e ideas cortas.


La escritora Dora Alonso fue una gran ayuda en nuestro desarrrollo como redactores para los niños.


Cuba fue, y es, una fuente inagotable de creadores y de artistas, en un mundo donde es más fácil ser actor que escritor, cineasta que literato, aunque hayan muchos factores que estancan y marchitan el desarrollo de esos creadores.
Recientemente he leído, de jóvenes artistas, al parecer de buena formación, que abandonan Cuba para ir a otros países donde son muy bien acogidos por su calidad en la interpretación, al igual que otros creadores, escritores, realizadores, músicos, que alguna vez brillaron internamente, que abandonan el suelo patrio para buscar nuevos horizontes de realización.

¿No es todo esto una contradicción dentro de un pais que tiene un elevado nivel cultural?







¿De quien es la culpa para que se produzcan más y más deserciones cada día?


Pienso que detrás de todo esto están los burócratas de los organismos de la cultura, que de alguna manera deciden el desarrollo artístico e intelectual del país.

A Cuba tiene que venir alguien de otro lugar a descubrir a nuestros artistas para que puedan ocupar la plaza que les pertenece por su talento.

Que mejores ejemplos que los artistas veteranos de Buenavista Social Club, que volvieron del olvido, casi ya para morir.

En la Cuba de hoy, gente más culta que nosotros a su edad, con verdadero talento, que se frustran y nunca pueden exponer sus obras al público.

Mientras en el mundo surgen más y más cantantes y trovadores, los cubanos seguimos atados a los viejos talentos, quienes a pesar de haber sido muy admirados en el pasado ya van en decadencia y necesitan que surja el relevo con igual o más calidad que ellos, como sucedió con Sindo Garay, Matamoros y otros creadores de la música que en su momento fueron reemplazados por nuevos valores como Nicola, Silvio, Milanes, Sara, Pedro Luis Ferrer, y muchos otros más.

Por poner un ejemplo les contaré que conocí un joven venido de las Tunas, César, que tenía composiciones y canciones al mismo estilo del Guayabero, cuando lo oí pensé, aquí está el nuevo Guayabero, con la sola diferencia que era blanco.

¿Dónde esta César?

Por ninguna parte aparece, ni antes ni después ni ahora.


Quizás alguien pensó que sus canciones y burlas eran muy fuertes para ser oídas.
Probablemente algún burócrata de la cultura no consideró muy adecuado para promoverlo a otros niveles de interpretación, o tal vez pensó que para un tunero era mejor ser boxeador como Stevenson por aquello de que “la técnica es la técnica y sin técnica no hay técnica”.


A nivel de la creación tanto en la literatura como en el periodismo, surgen cosas parecidas, estrellas que pasan y no permanecen porque alguien, sin razón ni motivo, las elimina del firmamento artístico o intelectual. Tienen que cuidarse porque "al menor desliz, al menor descuido" les sucede como a la Claudia de Ernesto Cardenal.


Estoy convencido, que existen miles de valores que no terminan de surgir por falta de oportunidades reales más que de talento.

Ahí están los autores de blogs. En el mundo existen actualmente más de 900 escritos por cubanos en el extranjero, con más o menos calidad, que son la expresión de lo que Cuba podría tener como cantera de nuevos escritores, y que abandonan el país para desarrollarse en otras tierras donde la lucha no es tampoco fácil.

No sólo con guerreros,campesinos y obreros se desarrolla un país.

Los que trabajan manualmnte necesitan quienes les den ocasión de distraerse, de escuchar buena música, de disfrutar de buenos espectáculos, de leer buenos comentarios de obras de cine, de teatro.
De alguien que opine sobre lo que estima debe ser o hacerse de forma diferente, sea en lo político, social o económico, que critique lo mal hecho y sugiera rectificaciones.

Cerebros pensantes que sirvan a la nación para su desarrollo, sin temer a sus opiniones. Una opinión no es necesariamente una contradicción antagónica para facilitar soluciones, ni puede por sí sola destruir un sistema ya establecido de un gobierno cualquiera. Lo más que puede hacer es poner de relieve algo que debe modificarse.
Sólo temen a las opiniones quienes están conscientes de sus defectos y no quieren modificarlos.

Es necesaria la libertad de expresión, como ahora después de muchos años se está haciendo con la libertad de culto. Como ahora se busca darla a los homosexuales apoyados por Marisela Castro, hija del Presidente de Cuba Raul Castro.

¿A dónde llevan las restricciones con los intelectuales y los escritores con aquella frase: “Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada”?


Una frase apropiada quizás para una Revolución naciente pero que ya no tiene vigencia después de 50 años en el poder, y ante el desarrollo tecnológico de las comunicaciones.

Una frase absoleta, que ya cumplió su rol, y que por no ser ajustada a la dialéctica de los nuevos tiempos se ha convertido en un dogma en el tratamiento de los nuevos valores culturales e intelectuales.
El dogmatismo de este criterio ha llevado directa o indirectamente a la deserción y la doble moral.

¿Qué hubiera pasado con Yoanis si hubiese tenido la oportunidad de escribir y publicar sus opiniones en la prensa oficial?

En mi opinión nada, absolutamente nada.


Tal vez Yoanis hubieran sido factor de ayuda al sistema para hacer las cosas de forma más acertada.
¿Por qué ahora se le persigue, en vez de darle la oportunidad de expresarse legalmente? Sobre todo leer lo que dice, sin prejuicios, lo que sería de mucha utilidad para quienes no pueden controlarlo todo y todo el tiempo.

¿Qué ha sucedido con la Yoanis perseguida y marginalizada?
Simplemente, destacar sus escritos como ya lo vemos con sus premios e invitaciones.

Un día, cuando con calma se revisen esas medidas absurdas de censura y restricciones innecesarias, alguien le dirá a Yoanis:

" Mira lo que hiciste con tus comentarios y tus críticas a la Revolución”

Yoanis les contestará como Picasso ante su cuadro de la destrucción de Guernica, cuando un alemán le preguntó si él lo había hecho y dijo:

“No, eso lo hicieron ustedes”

19 may. 2009

La Santería Cubana

Santero cubano y pescador se acusan de asesinato en local de magia ...
Estaba leyendo esta nota, que realmente me impresionó muy negativamente a mí, y probablemente a cualquiera de identidad cubana, cuando me vino a la memoria un rito de santería al que fui sometido con apenas siete años de edad. Recuerdo perfectamente estaba yo recuperándome de una enfermedad muy grave, el Tifus, que me tuvo 45 días recluido en el Hospital Las Ánimas, donde según mi padre me hicieron cinco transfusiones de él para mí, directamente, vena a vena. Cuando me dieron de alta me llevaron al hotelito de uno de mis tíos que era médico y Babalawo, según supe ya siendo mayor. Mi tío trajo un santero para tratarme por recomendación suya, y entre las cosas que diagnosticó fue que yo era lo que llaman ellos “Abicú” y que mis padres no tendrían más hijos y los que nacieran se morían, porque mi espíritu, según él, no quería más hermanos. Una mentira enorme, pues mi hermano mayor Ramón y mi hermanita Rebeca, son los seres más querido de toda mi niñez y mi vida adulta.
 Fui sometido a aquella ceremonia sin mi consentimiento, a nadie se le ocurrió pedir mi opinión, que si fuea hoy no aceptaria.. Un año después nació mi hermana Rebeca, que aunque vivió toda su niñez en condiciones muy difíciles por los problemas de salud de nuestra madre, logró sobrevivir.
Cualquiera diría que la ceremonia dio resultado, y que efectivamente me curaron el problema de Abicú, excepto que el santero, después de la ceremonia se comió los animales que debía haber botado.
Imagino que si mi madre no hubiera tenido más hijos esa era una buena causa para justificarlo, pero como tuvo una hija se decía que el trabajo había sido tan fuerte que a pesar de la glotonería del santero fue efectivo.
Debo decir que además de aquel tío había cinco parientes más en la familia que practicaban esa religión a nivel de sacerdotes o Babalawos.
 Comentar algo sobre la santería y los santeros, como tema principal,  y sobre las noticias relacionadas con los cubanos y la santería, es un tema difícil de abordar, pues  todo lo que se refiere a la religión,  algo que pertenece a la más profunda intimidad de la persona, exige  un máximo de respeto.
No es mi intención asumir ninguna posición crítica al respecto, pero si comentar sobre ciertas tendencias  que noto últimamente a juzgar por las noticias que llegan de diferentes partes del mundo.
Frecuente cuando recibimos  noticias sobre problemas con los practicantes de la santería, lo primero que se remarca es la nacionalidad de los implicados  si son cubanos.

Da la impresión que todos los santeros son cubanos o de origen cubano.Lo ques e absolutamente falso.

La insistencia en la nacionalidad cubana se puede apreciar sobre todo si se trata de alguna situación delictiva. No creo necesario describir todas las noticias porque considero que han sido destacadas suficientemente en todo momento.
La Santería Cubana tiene sus raíces en las religiones paganas de origen africano y que llegaron a las Américas como parte de la cultura de algunas etnias africanas que fueron llevados a Cuba como  esclavos y adoptaron una forma del sincretismo religioso entre el catolicismo y las deidades africanas.
Los esclavos no practicaban todas las mismas religiones ni los mismos ritos, todo dependía de su lugar de procedencia.
La Santeria no se debe confundir con las Sociedades Secretas organizadas por algunos esclavos.
Las Sociedades Secretas Africanas tenían un  objetivo de autodefensa de sus miembros, frente a los esclavistas y contra individuos procedentes de tribus diferentes: Estas organizaciones ejercían también la protección de la familia, mediante reglas muy severas de estricto cumplimiento en cuanto al adulterio y las relaciones entre sus miembros y demás personas o familias de otros grupos.
Muchos negros africanos esclavizados eran practicantes del Islam, lo que se puede apreciar entre otros rasgos en el saludo habitual de los practicantes de la santería “ Salamalekun” “ Malekunsalan”, que es una deformación del saludo original árabe “Aleikon Salam” “Salam Aleikon”.
Se dice que un alto porcentaje de cubanos practican esta religión, que es una religión de los negros cubano, pero en realidad no es así, pues si bien es cierto que se originó entre los esclavos, actualmente no existen fronteras raciales en su práctica, es decir tanto negros como blancos y mulatos la practican dentro y fuera de Cuba. Formalmente en la Santería no existe ningún tipo de discriminación racial, sin embargo la discriminación racial, dirigida fundamentalmente contra el negro cubano, conllevaba de cierto modo la discriminación religiosa.Cuba es el país del Caribe y Centroamérica con mayor proporción de personas de origen blanco español.
Desde la época de la independencia de las colonias hispánicas de Latinoamérica, en Cuba se forjo  una naciónalidad  mestiza de diferentes origenes, entre ellas, de blancos europeos hispanos, negros africanos, chinos y una minoría no significativa de amerindios, lo que permite afirmar que la discriminación racial no es una característica social en Cuba, aunque existía y existe actualmente, como actitud personal, y muchas veces de manera solapada.
Un hecho importante sobre el freno  a la discriminacion racial en Cuba fue que los Reyes de España, nuestra  Madre Patria, habian declarado libertos a los hijos de los españoles habidos con las mujeres esclavas, pues siendo de derecho español por la sangre no se podia aceptar fueran esclavos, y estos hijos eran de raza negra..
La Santería Cubana, aunque tenía numerosos adeptos entre las clases más acomodadas, sus seguidores, de forma mayoritaria, eran de las capas más pobres de la población, la Santeria les servía  y aun hoy les sirve  como  lenitivo a su situación social y  principalmente económica.
Muchos acudían a los Santeros por problema de salud en la Cuba prerrevolucionaria, aún cuando en Cuba existía un servicio de salud gratuito muy eficiente y otros como las Clínicas del Mutualismo y los Centros Regionales Españoles, que mediante módicas cuotas mensuales daban servicio médico a la población, además de los Hospitales Públicos, Casas de Socorros a nivel de barrio y los dispensarios especializados como los del Consejo Nacional de Tuberculosis y los Dispensarios para la atención de Enfermedades Venéreas e Infecto Contagiosas y donde hoy,  a pesar de la univerzalizacion de la gratuidad del sistema de salud siguen acudiendo al Santero que muchas veces les recomienda, aparte e sus ceremonias, productos naturales para su curacion.
Las religiones africanas tienen ritos que también están presentes en otras religiones, quizás de forma más bien simbólica en las religiones de connotaciónes más modernas.
He conocido diversas religiones,  y esencialmente todas tiene la misma base con diferentes enfoques de hechos que estiman son esenciales en cada una de ellas.
Partiendode la religion egipcia pluriteista, pasando por la monoteista fundada por Akhenaton todas transitan los mismos caminos en busca de la redencion y la ayuda de poderes sobrenaturales.
La religion egipcia original, actualmente muy presente en la version copta del cristianismo, es posiblemente la fuente sagrada de la que han bebido muchas religiones actuales. Lease la leyenda de Osiris, Isis y Horus y se encontraran similitudes muy particulares.
No trato en mis notas de explicar la santería ni otras manifestación sociales como la discriminación racial, fenómenos abundantemente tratados por especialistas. Solo pretendo comentar lo que actualmente se esta entronizando como una verdad absoluta, la condición de delincuentes de los santeros cubanos o de origen cubano, lo que considero inadmisible como cubano e intelectual.
 A Cesar  loque es del Cesar. 
Es cierto que cuando se produce un hecho delictuoso o criminal relacionado con la santería pueden haber , y hay, cubanos implicados, pero no son sólo los cubanos los únicos en practicarla.
La mayoría de los que participan de hechos delictivos son mercaderes, fariseos de la religión que sólo buscan la satisfacción de sus intereses personales, puros farsantes que no saben de esas religión absolutamente nada y que buscan extraer beneficios monetarios de los verdaderos creyentes.
En toda la América existe la Santería, de una u otra modalidad, lo cierto es que dondequiera que hubo esclavos africanos negros, existe la santería como manifestación religiosa.
Entonces por qué remarcar a los cubanos como los santeros únicos y fundamentales?
Que finalidad tiene hacerlo? Dónde está el negocio? Quién se beneficia con la imagen negativa de los cubanos santeros?
Creo que pueden haber numerosas respuestas, pero es bueno que se sepa que no sólo los cubanos practican la Santería como el manejo de la información está sugiriendo.
Son muchos y de muy diversas nacionalidades los practicantes de esta religión, presente en casi todos los continentes, que en algunos casos la llaman "magia religiosa" y no la perciben como una religión a parte entera.
Las religiones africanas tienen ritos que también están presentes en otras religiones, y de forma más bien simbólica en las religiones de connotaciónes más modernas.
Los creyentes en la Santería son practicantes de otras religiones de enfoque monoteista, fundamentalmente el catolicismo, pues sus santos y virgenes representan sus deidades africanas, y se identifican plenamente con esta religión.
Muchos Sacerdotes de la Santería, hombres y mujeres, son personas que tienen fe en el ejercicio de su sacerdocio, tan honestas como los sacerdotes de cualquier religión y no se deben juzgar ni calificarlos como críminales, ni como propagadores de Sectas Satánicas.
La Santería Cubana tiene sus raíces en las religiones paganas de origen africano, pero también les rinde culto a Santa Bárbara,a la Virgen Maria Madre de Jesús Cristo en su diferentes
manifestaciones como la Virgen de Regla y la Virgen de la Caridad, a quien consideran como dueña del amor, de la feminidad, y del río, símbolo de la coquetería, la gracia y la sexualidad femenina que adornan a la mujer cubana.
La Virgen de la Caridad, es al mismo tiempo la Patrona y Protectora del pueblo cubano ante Dios.
Exijamos se respete esta religión que nació en nuestro país como producto de la unión de nuestras ancestros españoles y africanos.
La santería y sus manifestaciones artísticas son parte de nuestro folklore, tipicamente cubano, parte integrante de nuestra nacionalidad que debemos cuidar y defender como parte de nuestro tesoro cultural con el mismo nivel de las obras de Jose Marti, Heredia, Amelita, Rita Longa,El Padre Varela, el Cucalambe, Brindis de Salas, los Muñequitos de Matanzas, el Guaguanco,la Rumba, el Son y la Conga valores que sustentan las raices de nuestra cultura mulata.

13 may. 2009

El Papa Visita Israel

El pasado de Benedicto XVI en el régimen nazi estalla en Israel
Hace unos minutos leí con sorpresa esta frase que comenta la visita del Papa Benedicto a Israel.

Y me pregunto:¿Cuál es la razón de estos problemas con el Papa?
¿Por qué dicen que no se ha excusado y pedido perdón a los judíos con vehemencia y fuerza suficiente?
¿Qué sucede realmente detrás de esta inconsecuente situación, con un hombre representante de la religión cristiana, siempre respetuoso con las otras religiones mayores?
¿Por qué acusar a este hombre, que evidentemente esta tratando de conciliar la iglesia católica cristiana con musulmanes y hebreos?
¿Hasta cuando tendrá el mundo que seguir excusándose por lo que hizo un dictador que finalmente pagó con su vida sus desmanes?
Es posible que todas estas manifestaciones sean simplemente parte de las maniobras políticas contra la proposición norteamericana de crear un país multinacional, de Judíos y Palestinos, lo digo porque considero es justo decir que la actitud del Papa Benedicto XVI no es de fascista ni de católico extremista.

Todos sabemos que el pueblo judío sufrió y fue abusado durante los horribles días de nazismo, tanto como los gitanos europeos de los cuales no se dice nada prácticamente.
Con la excepción muy respetable del Papa Juan 23, un santo varón, con muchos valores apreciables, que desafortunadamente se fue demasiado pronto a unirse con su Dios, no soy admirador para nada de los Papas que han dirigido la Iglesia Católica.

Para mí son la negación de todo lo que Jesús predicó y de San Pedro la primera piedra de la Iglesia Cristiana.

No creo siquiera en la doctrina de la Iglesia Católica, modificada en diferentes concilios al compás de las situaciones históricas y sociales.

La Iglesia Católica, controlada desde un principio por las clases poderosas del Imperio Romano, quienes al no poder detener su desarrollo entre ellos mismos, asumió el control de la Iglesia Católica llamada Romana, que ha estado siempre al servicio de los intereses de los poderosos, hoy vive sus peores momentos, con pronunciamientos que no corresponden a la época que estamos viviendo, con enfermedades de transmisión sexual y el inexcusable control de la natalidad.
Posiciones arcaicas y retrogradas.
Su falta de tolerancia es cada vez más evidente en los más diversos temas sociales, lo que contrasta profundamente y es muy diferente en lo que respecta a las relaciones entre las diferentes religiones, y que se puede decir que son muy avanzadas y objetivas.
Hoy la influencia real de la Iglesia Católica Romana no es tan fuerte como antaño, pero tampoco se puede decir que es totalmente inexistente.

Y reafirmo la actitud del Papa Benedicto XVI no es de fascista ni de católico extremista.

Dividida en miles de sectas llamadas cristianas, muchas dirigidas por explotadores de la fe, no pasan días sin que sean descubiertos y expuestos a la opinión pública.
Considero que si Jesús resucitara de nuevo no quedaría ni una piedra sobre los pilares de esta iglesia farsante, cómplice del genocidio de los indígenas de América, propulsores de la esclavitud del negro africano, en las colonias de España, actitud que oculta, bajo el manto de salvar a los indígenas, mediante el sistema de encomiendas.
Desde niño puse en duda al Padre Bartolomé de Las Casas como salvador de los indígenas de la isla de Cuba y Santo Domingo.
Admiro y respeto a los sacerdotes y monjas que han sacrificado sus vidas en servir a los enfermos y a los pobres desfavorecidos de la sociedad, pero aborrezco las acciones de los sacerdotes corrompidos.
Y repito que la actitud del Papa Benedicto XVI no es de fascista ni de católico extremista.
Ahora bien quede muy claro que tampoco admiro a quienes hicieron crucificar a Jesús de Nazareth. El mejor hombre que quizás haya nacido en tierras de Palestina bajo el gobierno del Imperio Romano, quien por sus dichos y hechos si no era hijo de Dios merecía serlo. Un judío que no trataba de abolir la Religión Hebrea sino de poner de relieve lo mejor de los seres humanos eliminando de sus creencias el odio en favor del Amor Universal.
Es el momento, muy de acuerdo con la actitud conciliadora del Papa Benedicto, de cerrar la página y comenzar un capítulo nuevo.
Es hora que los dirigentes del pueblo de Moisés dejen de azuzar el odio a causa de su inseguridad. Digo inseguridad, como bien han expresado otros analistas, porque detrás de todas las acciones del gobierno de Israel está el miedo de volver a sufrir lo que sufrieron antes desterrados y sin país donde izar sus banderas y exhibir sus blasones.
¿Bajo qué condiciones se vio obligado el Papa Benedicto XVI a pertenecer a una organización juvenil del fascismo alemán?
La respuesta la saben muy bien quienes han vivido bajo un sistema totalitario, donde mujeres y hombres se ven obligados a vestir el uniforme militar para cumplir un servicio militar obligatorio, donde los trabajadores son presionados para ingresar en las organizaciones políticas y laborales y no todo el mundo es capaz de negarse a participar en sus actividades, hay que tener muy buenas excusas para hacerlo o arriesgarse a ser señalado como un sujeto conflictivo y tener problemas toda su vida como trabajador o profesional.
Yo conocí en mi país muchos que en principio estaban contra todo lo que tuviera que ver con integración política y que al pasar de los años, sin poder abandonar el país, decidieron aceptar lo que no podían cambiar y se integraron al proceso político oficial.
Muchos oportunistas, que jamás creyeron, ni creen en ese proceso, han aceptado participar para lograr cargos y posiciones dentro de las empresas y organismos controlados por el Estado.
Quienes ahora son los desertores, son los que se unieron al proceso revolucionario con la finalidad de obtener el máximo de beneficios personales, son quienes incrementan como resultado directo la corrupción y la hacen desarrollar de forma más o menos encubierta,
a todos los niveles, fenómeno debilitador que a largo plazo facilita la ineficacia del sistema, concebido con una visión utópica del hombre honesto e incorruptible, no porque como dicen algunos filósofos, el hombre sea malo por naturaleza, sino por las mismas condiciones de vida que crea, y que finalmente lo corrompen tratando de satisfacer sus necesidades personales.
En todo proyecto social, como hemos visto hasta hoy día, desde dentro lo ataca la carcoma y los parásitos, destruyéndolo lentamente para terminar no siendo ni la sombra de lo proyectado.
Por eso me causa risa los que hablan de “recuperación revolucionaria” una forma ineficaz de tratar de recomenzar los mismos errores del principio.
No hay, ni ha habido sistema social justo ni perfecto desde la desaparición de la Comunidad Primitiva, extinguida también y precisamente porque no era perfecta.
La historia de la destrucción de los grandes imperios demuestra fehacientemente lo que afirmo. Son como leyes que se cumplen inevitablemente.
La Gran Revolución que destruyó la monarquía francesa terminó destruida desde su interior, asesinados sus lideres, y restablecida la monarquía por una clase emergente, en condiciones todavía peores.
La Revolución de Octubre de Rusia fue destruida desde dentro sin que
sus enemigos de la llamada Guerra Fría tuvieran necesidad de invadir los territorios donde se había logrado expandir.
La Revolución Cubana, hace algunos años ha comenzado a ser
abandonada por muchos de sus seguidores, como ratas que huyen cuando el barco se hunde, y que al fin se han ido a unir a quienes, al principio partieron debido a sus intereses dentro de la política tradicional, y más tarde afectados en su economía, muchos injustamente como los propietarios de pequeños comercios y los artesanos, para terminar todos cómplices, con el objetivo de destruir lo mismo que ayudaron a crear, muchas veces con extremismo y falta de análisis serio de si valía la pena o no hacerlo.
Ningún Manual de Economía Marxista habla de nacionalizar barberos y zapateros remendones ni lustradores de calzados como hicieron los economistas de manigua..
Como dijera mi amigo Ruperto, un campesino filósofo, no es más que pura “hunga de vaca”, Cebú, Holstein o F1.
“Da igua”.

Para terminar unas preguntas más a mis ancestros judíos maternos:
¿Acaso debemos condenar a Elían, el balserito cubano, por haber sido nombrado militante de la Juventud Comunista?
¿Por qué, casi en las mismas circunstancias, en un régimen fascista, condenan ustedes al Papa Benedicto XVI?
La respuesta es obvia. No la necesito.
Gracias.

10 may. 2009

Porqué escribo de Gitanos...

Para mi sorpresa en las estadísticas de visitas a mi blog, una de las primeras se produjo en Moldavia y de momento no tenía ni la menor idea de cómo era posible si está redactado en castellano.
Analizando esto, se me ocurre leer mis primeras notas y encuentro que cuando hice mi descripción de lo que pensaba escribir  prometí que quizás un día hablaría de mi visita a un mercado gitano de la ciudad de Kishinev en la frontera de Moldavia y Rumania.
Llegué a la conclusión de que esa era la causa y ahora asumo mi promesa y la cumplo.
Antes de partir en mi viaje de “estímulo” a los periodistas, en mi caso personal apoyado por el trabajo realizado en la publicación de la primera Guía de la Televisión Cubana, supe que una de las ciudades a visitar sería Kishiniev en Moldavia, y me puse a buscar información sobre esta ciudad con la finalidad de saber dónde iba y sacar más provecho, intelectualmente hablando, de mi viaje. Es cierto que también tenía la idea de quedarme en el aeropuerto de Barajas y pedir refugio, pero como en otras ocasiones se me habían frustrado los planes, decidí prepararme lo mejor que podía para aprender algo de aquella experiencia que no pensaba se volvería a repetir pues todos conocemos las limitaciones para viajar que existen en nuestro país.
Las otras ciudades del trayecto ya las conocía gracias a mis estudios de historia y otro viaje que había hecho para filmar un documental en ocasión del 50 Aniversario de la Revolución de Octubre.
La mayoría de los cubanos conocemos bastante bien la historia de la URSS, impartida en las escuelas, en aquella época, con tanta minuciosidad e "interés" como el famoso Manual de Nikitin para construir el socialismo.
Entre las visitas programadas estaba Leningrado, ciudad que recuperó su antiguo nombre de San Petersburgo. Una de la ciudades más bella del mundo, atravesada por el río Neva y fundada por Pedro El Grande, Zar de Rusia, un personaje admirable, muy importante de la historia del pueblo ruso, con una visión poco común en un hombre de su tiempo, capaz de transformar la historia y la cultura de su país.
Krasnoyar, en la Siberia, sede de primer periódico comunista ruso Chispa, y por supuesto Moscú, “la ciudad que no cree en lágrimas”.
Pudiera relatar muchas cosas de estos lugares como nuestra visita al Museo del Ermitage y mi primer contacto directo con la obra
de Leonardo da Vinci y su cuadro la Donna Lita, un monumento a la maternidad irrepetible por su belleza.
Las obras de Paul Gaugin, realizadas en las islas del Océano Pacífico, plenas de colorido tropical
que tanto nos recuerda
nuestro propio país.
Pero prefiero concentrarme en Moldavia.




Lo que más me impresionó en Kishiniev fue la belleza de la ciudad en plena primavera, con flores y gladiolos en los jardines, ni siquiera en Cuba, país tropical con plantas exóticas increíblemente bellas, había visto yo tantas flores en lugares públicos y cuidados con tanto  esmero.
Solamente en Montreal he vuelto a ver el  paisaje adornado con la belleza de  flores cultivadas en invernaderos durante el rudo invierno canadiense.
Había leído mucho sobre los habitantes de la Ciudad, recordaba que mencionaban con insistencia la presencia de los gitanos en Moldavia, decían que en el país habitaban unos 25 000, de los cuales quedan actualmente unos 12 000.
En Cuba, había visto en algunas ferias gitanos con sus vestidos típicos, algunos dedicados a tirar la cartas y leer las manos. Me atraía con fuerza volver a verlos por lo que había leído sobre ellos y también por un sentimiento de solidaridad con quienes siglos atrás fueron protagonistas y víctimas de un masivo exilio involuntario, obligados  a vagar por el mundo.  Partiendo desde la India atravesaron el Medio Oriente y fueron capaces de llegar a Europa. Discriminados y abusados en los países por donde pasaban en su huida. Sus vestuarios llamativos, su música, sus oficios artesanales llamaron la atención y la admiracion de la novedad que representaban con su atractivo folklore oriental. Deambulando de un país a otro, se cumplía el proverbio galo de que “bien miente quien viene de lejos” cuando contaban historias coloridas de sus orígenes y tradiciones que maravillaban a sus oyentes. No creo que por propósitos equívocos, sino más bien en busca de la aceptación y la admiración de la gente que encontraban a su paso.

Como siempre “escobita nueva barre bien”. Al principio la gente los admiraba, y hasta les atribuían poderes ocultos para resolver problemas de amores y dinero.
 Al pasar del tiempo comenzaron a rechazarlos, acusándolos de ser los peores delincuentes, holgazanes, trotamundos, secuestradores de niños y sobre todo de prácticas paganas, lejanas de las costumbres y creencias de los cristianos, que bien analizadas se puede aprecia tienen muchos rituales y puntos comunes con el paganismo.
 La historia de los Rumi, como también les llaman  en Europa  está plena de persecuciones e incomprensión.  Los nazis los consideraban tan despreciables e impuros como los judíos. Más de 4 millones de gitanos fueron asesinados en distintos lugares ocupados por las tropas alemanas, entre los más remarcables los campos de exterminio de Treblinka, Auschwitz, Dachau, Buchenwald, por mencionar los más conocidos,  donde fueron asesinados miles de gitanos, niños, mujeres y hombres víctimas de crímenes que se menciona menos que los cometidos contra los judíos, quizás por el número menor, pero tan criminal como las victimas de origen judio.
Pero no sólo los nazis despreciaban a los gitanos, he conocido otros quienes no les tenían mucho aprecio que digamos.
Recuerdo que estaba yo en Moscú en 1968 dirigiendo un documental para la TV y nos hospedaron Hotel Ucrania. Por la tarde, era casi de noche, pues en invierno oscurece temprano, salí a descansar y dar una vuelta para organizar mis ideas y conocí una chica gitana, rubia de ojos verdes, enfermera con quien pasé muy buenos momentos en un lugar cercano, a unas cuadras de la Plaza Roja y en contacto real con el simpatico pueblo moscovita, quienes hacian todo lo posible por comprender mi inglés chapurreado y mi francés falto de práctica, pues en general, aparte del ruso muchos hablaban aleman.
Me demoré más de 4 horas paseando y cuando regresé al hotel Tamara, la traductora, una rusa “acubanada” que se conocía todas las malas palabras de nuestro nutrido repertorio isleño, me armó un tremendo escándalo, decía que ese barrio estaba poblado de gitanos, que podían haberme matado para quitarme la ropa que llevaba puesta.
Por supuesto no le dije que había comprobado por mi mismo quienes habitaban allí y mucho menos lo contento que estaba de mis nuevas amistades que luego volveria a encontrar.
Mi respuesta fue el silencio, la mire un poco con sorna y sin decirle nada, pensé, acaso no se da cuenta que con mi tez bronceada, mi pelo lacio, negro, herencia de mi bisabuelo Maya, yo tenía más tipo de gitano que cualquiera de ellos.
Los gitanos son discriminados por doquiera, hasta hoy día, a pesar de sus éxitos artísticos en la música, la danza, el canto y el deporte.
Situación muy parecida a la que han sufrido grandes valores de la razas
autóctonas y negra en los países de América, donde la discriminación ha tenido color y no nacionalidad por causa de la esclavitud sufrida por los bronceados indígenas y los negros africanos, obligados a vivir, aún despúes de abolida la esclvitud, en condiciones infrahumanas .
Estuve solamente 48 horas en Moldavia pero suficiente para conocer algunos rumanos, de visita en Kishiniev, que al saber que éramos cubanos nos contaban lo que había pasado en su país con la caída de su dictador y nos preguntaban por qué no hacíamos lo mismo nosotros para resolver nuestro problemas. Yo realmente no tenía respuesta, pues ni siquiera había pensado nunca en eso, pues que lo único que tenía en mente hacia años era irme yo como pudiera.
Me imagino que la mayoría conoce lo que sucedió en Rumania  y no creo necesario abundar en eso, pero lo que si he oído decir después, es que partir de ese suceso, en Cuba muchos mítines se hacen sentados y bajo invitación para evitar un motín, como en el mitin donde se produjo el altercado que condujo a la  derrota de  Ceascescu.
Ahora bien, lo que si he podido comprobar, en el trato con algunos amigos rumanos, es que la represión, el miedo y la desconfianza entre los nativos de su país, aún residiendo en otros paises, todavia perdura entre ellos.
Muy parcos, casi herméticos, para hablar de las cosas pasadas en su país bajo la dictadura de Ceacescu, expresando muy raras veces lo que piensan, igual que sucede con todos los exiliados de muchos países,  como si temieran que la garra de los dictadores se extendiera hasta su exilio, actitudes provocadas por traumas horribles de la condicion humana, violentada por seres despiadados que se cubren muchas veces con el disfraz de libertadores, para lograr realizar sus ambiciones de riqueza y poder, y saciar sus ambiciones desprovistas de todo tipo de amor por los seres humanos, cuando en realidad sólo se muere una vez y es mejor morir en defensa de la verdad, luchando contra la mentira, que vivir bajo el terror de quienes detentan un poder que más tarde o temprano, por cualquier razon, cmo ha sucedido siempre, natural o de fuerza, tendrán que abandonar.
Para terminar quiero hacer un comentario, más bien remarcar algo sobre Moldavia. El territorio moldavo después de la Segunda Guerra Mundial quedó dentro del marco de la URSS, despúes de la desintegración del sistema soviético se independizó como República de Kishiniev.
No obstante algunos moldavos se consideran a sí mismos como
 rumanos.
Actualmente el país esta luchando por adquirir su condición de miembro de la Unión Europea, lo que visto imparcialmente tiene todo el derecho por el lugar donde está ubicado y su trayectoria histórica, pero
lo que me causa asombro es que según dicen algunos analistas, el motivo para que esto no se produzca es que en las útimas elecciones presidenciales de la pequeña república el Partido Comunista fue elegido a la cabeza del Gobierno y la Unión Europea mantiene su posición anticomunista, al mismo tiempo que otros plantean que la negativa es producto de las acciones del propio gobierno del país que lo impide y no desea la integración con los demás países de Europa.
Como no soy especialista en la región,  realmente no puedo afirmar nada, pero en  la Republica de Moldavia, sin exagerar,  me da la impresión que a nivel de país, internamente, existe algo así como el famoso síndrome de Stokolmo, donde las victimas se unen y admiran a su victimario.
Hoy creo darme cuenta, por haberlo vivido ya, porqué la simple mención de la palabra Moldavia, al principio de mis escritos, tuvo como respuesta la inesperada entrada de alguien a mi página en ese pequeño país,  que a pesar de todo yo califico de europeo. Me importa poco quien gobierne en Moldavia, se llamen socialistas, comunistas o capitalistas, aunque me califiquen de anarquista o libre pensador, para mi son la misma piara de oportunistas y explotadores de las riquezas de las naciones, usurpadores de los derechos de los pueblos que dicen representar.
Si estoy equivocado pediré disculpas, si noseguiré criticando este fenómeno donde quiera se produzca.  No hay derecho a tantas mentiras y abusos. Miremos al Oriente que los pueblos ya no aguantan mas.

7 may. 2009

Verdades difíciles

Siempre insistimos en que la verdad sea el factor determinante de la comunicación con otros y de los demás con nosotros,pero no es menos cierto que la verdad pura a veces es difícil de aceptar y muchos tratan de ocultarla. Felizmente siempre hay alguien que detecta la mentira o al menos el mal enfoque de la realidad y trata de corregirla.
Personalmente, siempre trato de dar a los demás el beneficio de la duda, quizás esto sea por mi carácter pacifista o porque pienso que todos podemos equivocarnos y nunca enfoco nada con la mala intención que se adjudica a otros, además para evitar aquello que dicen de que el ladrón piensa que todos somos de su misma condición.
Me cuesta trabajo pensar mal de otros.
Creo en el amor incondicional entre todos los seres que existen en el Universo, razón por la cual además de Psicólogo soy Maestro de Reiki Usui.
No piense nadie que por debilidad de carácter pienso así y veo la vida de esta manera, todo lo contrario. Se trata que por haberme auto educado en un medio tan adverso para un niño, desarrollé mecanismos de autodefensa y un carácter muy duro, en condiciones muy difíciles, para poder supervivir.
No fueron pocas las contiendas juveniles que sostuve, ni que pasara día que no me enredara en un combate más o menos violento con otros chicos de mi barrio.
En 1991, después de mi exilio, producto de la paranoia y debido a la desconfianza inculcada en nuestras mentes durante años por el sistema de vida en nuestro país, donde pensamos que los otros son espías, mientras los otro piensa lo mismo de nosotros, casi caigo en la violencia extrema para resolver un problema de mala interpretación con respecto a mí.
Me puse a reflexionar y me di cuenta que sentía más miedo por lo que yo pudiera hacer a otros que por lo que pudieran hacerme a mí, que estaba poniendo en peligro mi libertad, los intereses de mi familia para reunirse conmigo y la paz que había venido a buscar en este país, Canadá, y decidí que había llegado la hora de cambiar mis actitudes de toda la vida.
Fue en ese momento de mi vida cuando me inicié en el Reiki y comencé a vivir de acuerdo con sus principios.
A fines del 2002 visité un restaurante que exhibía una bandera cubana en el exterior, un lugar decorado con muy buen gusto, lo más parecido que he visto a la famosa Bodeguita del Medio de mi querida Habana Vieja.
Era su propietario un ex-Capitán de la Marina Mercante de Cuba, Esteban Casañas Lostal, una persona muy educada y respetuosa, muy amable y servicial. Tratándolo no hay quien pueda imaginar los humildes orígenes de su vida. Un verdadero caballero.
Conversando con Casañas, pues es un gran comunicador, descubrí grandes coincidencias de su vida con la mía, entre ellas el amor al mar, su afición por la escritura, que para mí fue un medio de vida, las amistades comunes, cumpliéndose las leyes de la proximidad, y algo muy especial, su proveniencia de la Casa de Beneficencia y Maternidad, institución donde se crió y a la que yo con apenas 12 años, divorciados mis padres, abandonado a mi suerte, quise ingresar, sin que nadie me lo propusiera, lo que resultó una mala interpretación de mi situación, pues no me dieron la oportunidad de estudiar allí, y en cambio le dieran un empleo a mi padre que no me benefició para nada, pues yo no vivía con él.
Fui varias veces a visitar el restaurante de Casañas, quizás en busca de mis raíces y conversamos siempre de todos los temas imaginables.
La última vez que lo vi fue en ocasión del lanzamiento de uno de sus libros que me dedicó y aun guardo con mucho celo.
Regresé en varias ocasiones restaurante, durante el día, pero siempre estaba cerrado, hasta que una vez fui en horario nocturno y encontré con mucha pena que habían cerrado definitivamente.
Pregunté a alguien, realmente no recuerdo quien, por Casañas y me dijeron que posiblemente se había ido para Cuba, pues había gente que pensaba que en realidad era un agente cubano radicado en Montreal.
Yo,escéptico como soy,especialmente antes esas afirmaciones, no lo creí y pensé que tal vez se había ido a otro lugar donde hubiera más oportunidades para hombres con iniciativa y coraje para abrir su propio negocio, sostener su familia y escribir.
Hace más de 4 años que no sé nada de su vida, pero sucede que cuando escribí la nota sobre mi barrio de San Leopoldo, mi hija Loira comenzó a buscar una foto de la Casa de Beneficencia y Maternidad y lo primero que encontró fue la foto publicada en un artículo de Casañas, donde comentaba una información sobre la Casona de la Calle Belascoaín con la que no estaba de acuerdo. Por respeto a él no tomamos la foto de la Casa que adornaba su página. Seguimos buscado y apareció el mapa de San Leopoldo, asunto del que trataba mi nota.
Leí su artículo y me agradó mucho lo que Casañas escribió para a defender la muy respetable institución benéfica. Me emocionó la fuerza y el legítimo orgullo conque defendía su condición de ex alumno de la Beneficencia.
Gracias a sus explicaciones supe quienes eran realmente los alumnos de la Escuela Granma, donde había conseguido, con múltiples gestiones, una beca para mi hija Xiomara, y que dadas las penosas y miserables condiciones de vida para los alumnos, con mala alimentación, mal atendidos, su madre decidió retirarla.
En mis notas anteriores yo hablaba de Tarzan el marino tatuado, y Casañas me hizo recordar también a Marcos, muy buen amigo de mi padre, y quien después de salir de la Casa fue mi vecino.
Recordé a Rojas el Manquito portero de la Casa, que siempre me dejaba pasar para ir a ver a mi padre, a Israel, un alumno, aprendiz de plomero de mi padre, que me llevaba a comer al comedor de la casa y que me enseñó por dentro el torno, lugar donde depositaban los niños expósitos. Fue un lindo regreso a los recuerdos del pasado.
Me alegró saber que todavía Casañas esgrimía su pluma para librar combates y aclarar conceptos erroneos sobre nuestra Cuba de siempre.
Hoy escribo estas líneas para decirle a Casañas y todos los que tengan la oportunidad de leer estas notas, que estoy totalmente de acuerdo con él, que la Casa de Beneficencia, creada para proteger los niños abandonados por diferentes motivos, era una institución que merecía respeto. Que allí no había diferencia entre hembras y varones, negros y blancos, huérfanos o expósitos, y muchos hombres y mujeres abnegados cuidaban a los niños, donde Sor Rosa era la madre ejemplar.
En la Casa trabajaba mi padre, por eso yo, al menos sentimentalmente, me considero un hijo de la Casa de Beneficencia y maternidad, la Casa Cuna como también la llamaban.
Entre sus alunmnos surgieron mujeres y hombres educados para dar luces a los cubanos como Placido nuestro poeta mártir. Muchos estudiaban profesiones que costaba muy caro proporcionársela, a todos al egresar de la Casa les conseguían un trabajo donde ganarse la vida.
La gran mayoria fueron hombres y mujeres responsables, valientes para encarar todas las dificultades de la vida, que con su trabajo diario contribuían a incrementar las riquezas de la nación.
Para los alumnos la CASA DE BENEFICENCIA Y MATERNIDAD, era su casa el lugar donde hasta el último día de sus vidas podían entrar y salir como sus hijos,
MADRE AMANTISIMA, que nunca los rechazó.

4 may. 2009

Dolor de barrio




Quizás suene extraño este título de hoy, pero se trata de una oración en la que trato de comunicar ideas que no son fáciles de expresar de otra forma más directa, como esa de carácter popular que dice `` fulano es un dolor de hue.... a la que no quiero referirme porque no eso lo que quiero decir.
Escribiendo estas notas, que son parte mi vida íntima, me doy cuenta que a veces abandono el porqué de mi título inicial y trato aspectos colaterales, esta vez, debo hacer un esfuerzo para mantenerme dentro de la idea principal, debido a que se trata de un tema que tiene como dicen ``mucha tela por donde cortar``
Yo nací en un barrio de La Habana que debido a mi tierna edad no conocí más allá del Cine Coloso en la Calzada del Cerro.
Viví en la Carretera de Guanabacoa, al lado de la Virgen del Camino, pero lo que más marcó mi vida de adolescente fue el barrio de San Leopoldo, situado entre la Calzada del Malecon, llamado el Collar de Perlas del Mar Caribe, y las calles de San Lázaro, Galiano, Zanja y Belascoain.
No era un barrio famoso por tener una comparsa destacada u otra cosa en particular, en Belascoaín, estaba la Casa de Beneficencia y Maternidad, frente al Parque Maceo, lugar donde muchas madres solteras, pobres y otras no tan pobres, depositaban en un llamado torno el fruto de amores ilícitos, muchas veces concebidos en relaciones extramatrimoniales o para cuidar la reputación familiar de alguna familia acomodada, entregándolos a la institucion pública atendida con mucho amor por las Hermanitas de la Caridad.
Muy cerca estaba el Hotel San Luís, propiedad de la familia de mi abuela materna, donde se alojaban los peloteros de las grandes ligas que visitaban Cuba, y la posada El Paraíso, propiedad de mi tío Nemesio, donde iban las parejas a disfrutar unas horas de amor, muchas veces adultero, por una renta extremadamente económica.
La famosa dulcería El siglo XX en Neptuno y Belascoaín, muy limpia y bien servida por eficientes meseros hacia las delicias de las chicos del barrio y de otros que venían de más lejos. Su calidad era comparable, o quizás superior al famoso Potín del Vedado. En nuestro barrio estaba El Ten Cent, algo parecido a Wall Mart pero más barato, que después fundó una sucursal en 12 y 23, cerca del Cementerio de Colón.
En el barrio estaban ubicadas las tiendas El Encanto, y la Época, muy frecuentadas por la burguesía criolla, La Casa Prado que regalaba una guayabera los domingos a quien identificara a su hombre, perdido entre la multitud de la ciudad.
Entre las tiendas de ropa habían otras más humildes, como la Opera y la Popular, propiedad de Manuel Canoura, un gallego, Presidente de la Artística Gallega y con quien tuve el gusto de trabajar.
El periódico el Crisol,la emisora radial COCO de Guido García Inclán, a la salida de la cual mataron al Presidente de la FEU Justo Flores, y el periódico Tiempo de Cuba, el Cine Neptuno, y la American Grocery, que yo,inventando mi inglés,leía Grosería Americana.
Siendo casi un niño, un vecino nuestro me llevó a visitar el Diario de la Marina donde trabajaba como redactor, esa persona despertó mi amor por las letras, un amor profundo que nunca se ha dormido, alguien que probablemente ya está descansando en una mejor vida, y que siempre recuerdo con mucho respeto y cariño el periodista Pedrito Ramos.
En San Leopoldo tuve amiguitos que aprecié mucho Jesús Ávila Roselló, Nano Godínez, Felo, el mecánico dental, Papo García Tuñon, Enrique Albertini, y la mujer más linda del barrio que despertó mis primeras ansias de adolescente, Carmelina García Tuñón.
Allí disfruté por primera vez del sexo tarifado, con una mujer llegada de México, a quien entregué junto con $1 mi inocencia de adolescente. Fue dulce conmigo y la recuerdo con cierta ternura a pesar de lo triste de su profesión, después compré amor a la bella Anita en la calle San Miguel, calle donde unas cuadras más lejos encontré el amor por primera vez sin pagarlo, con la madre de mi hija mayor y dejé de ser adolescente para convertirme en un joven adulto. .
San Leopoldo era un barrio donde se daba todo lo que caracterizaba a una ciudad.
Situado por una parte al lado de la zona de tolerancia del Barrio de Colón donde mayormente vivían prostitutas, homosexuales, y proxenetas, y por la otra el Barrio de los Chinos, también pleno de casas de prostitutas y el Teatro Shangai, un espectáculo para adultos, era fácil conocer y probar drogas como las píldoras de dormir, la marihuana, y el alcohol.
Se le podía considerar un barrio menos violento y con gentes de más integración social que otros con las características de Cayo Hueso, fundado por cubanos llegados desde Key West en la Florida, Los Sitios Aceres o Pueblo Nuevo, sus vecinos más cercanos.
Había en San Leopoldo grandes casas de vecindad llamados solares como el 510 de la calle Virtudes, El Reverbero, la Yegua y casas de inquilinatos, al lado de bellos edificios de apartamentos, y casas particulares muy bien cuidadas por sus propietarios.
La mayoría de los que allí vivían eran empleados de oficinas, trabajadores del comercio, obreros, maestros, gente que de cierta manera mantenían una vida pacífica, casi provinciana en medio de la agitada ciudad.
Sus calles, recorridas por policías indolentes, estaban limpias, asfaltadas sin baches, por ellas circulaba una línea de ómnibus que daba servicio al barrio, la Ruta 57 y lo atravesaba el tranvía por las calles San Lázaro en la bajada y por la calle Neptuno en la subida.
Su Iglesia de Montserrat, centro imprecindible de un municipio que se respetara, tenía gran belleza arquitectónica, servida por el padre Lobato y su sacristán Enrique.
Centros de esparcimiento muy lujosos eran el famoso Cine América y el más modesto del Radio Cine, muy frecuentados por la sociedad habanera, con sus intermedios musicales y donde se presentaron muchos artistas famosos entre ellos nuestra siempre admirada Olguita Guillot en el esplendor de sus años juveniles, Josephine Baker, La Platanitos y otros no menos famosos que escapan de mi memoria.
No teníamos ríos ni lagos para pescar, y mucho menos la nieve para esquiar, pero si poseíamos nuestro tramo del Malecón, donde nos citabamos con las noviecitas, escapados de la escuela, con arrecifes que nos servían de trampolines para lanzarnos en las aguas azules y pescar, algunas veces en otras coloreadas por las aguas albañales donde desembocaban las llamadas mojoneras, no porque marcaban el límite de alguna zona, sino por la olorosa carga de su contenido de excrecencias humanas.
San Leopoldo era mi barrio, como de tantos otros, albergue de personajes como Huelelea, Rodolfo el Loco, Cheo Valor, Mariposa, La Mora, Dientes, Ramoncito El Chulo de la China, que de una forma u otra se hacían remarcar, no precisamente como ejemplos a imitar y otros más aceptables dentro del contexto de los que allí habitábamos como Califa, devenido Maître de Hotel en Varadero, el Congo muerto en un trabajo de los llamados voluntarios, Raulito El Tuerto, Tarzanito, culturista ex pupilo de la casa de Beneficencia, orgulloso de sus tatuajes de anclas coloreadas, grabadas en sus bíceps, durante su estancia en puertos extranjeros, en sus viajes como marino mercante, lo que casi me lleva a imitarlo, lo que no hice porque solamente tenían disponible tinta azul y negra, Chocolatico, nuestro campeón local, émulo de Kid Chocolate y a quien vencí por azar en un combate cuerpo a cuerpo en las aceras del Malecón, victoria que a la larga fue fatal,pues después se me presentaban candidatos al combate que realmente no tenía ninguna ganas de enfrentar por sus tamaños y evidente fuerza física.
Mi padre decía que había que fajarse con los más grandes y nunca con los más chiquitos, un consejo que hoy me hace pensar en su autodefensa, pues mi viejo no se caracterizaba precisamente por su gran talla, él era siempre más chiquito que todo el mundo, menos los enanitos de Blanca Nieves.
Me gusta soñar con mi barrio, igual que con mi padre ya fallecido, porque es la única forma que los vuelvo a ver como eran.
En mi barrio me hice hombre y puedo decir, sin nostalgia, que junto con la Habana Vieja, era mi lugar preferido, ambos plenos de experiencias de todo tipo que aún hoy en la noches pululan mis sueños, lugares donde mis recuerdos tienen todos los matices imaginables de quien ha vivido una larga vida.
A principios del 59 mi vida tomó un giro diferente, en busca de otros horizontes mi barrio quedó atrás, no de mi memoria sino de mi vida cotidiana.
Cuando iba a visitar mi hija Xiomara, quien continuaba viviendo allí, me era más fácil bajar por San Lázaro que atravesarlo, mientras que sin darme cuenta los años pasaban.
Cuando en 1973 mi hermano Ramón se fue a vivir a Nueva York, tras sufrir la prisión por haber tratado de escapar de Cuba de forma ilegal (SIP) y más tarde, en 1977, mi hija Xiomara emigró a México, en brazos de un amor extranjero, mis visitas al barrio perdieron su razón de ser.
Fue unos meses antes de tener la oportunidad de salir de Cuba, en un viaje turístico organizado por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), de la cual yo era miembro fundador, que aproveché para exiliarme, que por una casualidad de la vida me encontré con un amigo de mi adolescencia Rogelio San, un mulato descendiente de chinos quien me invitó a visitarlo en su casa de la calle Lagunas, en los altos de la antigua Sociedad de Artistas.
Su invitación, gentil, como siempre había sido, no podía rechazarla, aunque ir a mi barrio fuera pasar un momento difícil por la ausencia de mis seres más queridos de entonces, mi hija Xiomara y mi hermano Ramón.
Tuve la suerte de encontrar un taxi y fui directamente a casa de Rogelito para detenernos frente a su casa en Lagunas donde entré sin tener la oportunidad de ver mucho de los alrededores.
Estuve algunas horas en su casa y supe de amigos que se había marchado como Wilfredo Fernández, un linotipista, negro muy amigo de ambos y con quien muchos domingos salimos de excursión. Conocí sus hijos, ya mayores y su orgullo por sus éxitos deportivos.
Hubo un momento que pensé, o casi le dije, lo que pensaba hacer si me autorizaban el viaje, pero noté su rechazo a mis primeras palabras y le cambié el sentido a la conversación, pues, aunque no estaba seguro, desde muy joven sabía que tenía ideas socialistas.
Fue una tarde de recuerdos agradables y tristes, pero lo pasé bien, Regelito era un tipo simpático, reidor que te hacia sentir bien y su esposa, que conocí aquel día, era una típica mulata cubana muy agradable y afin a su amable esposo. Se notaba que existía un gran amor entre ellos.
Tenía hambre, pues en casa de Rogelito, como en todas las casas de Cuba, parece que no habían muchas provisiones para invitar a nadie, y decidí irme a la Unión Árabe de Cuba, en el Paseo del Prado, el Club de la Comunidad Árabe y del que era miembro fundador. En el Club donde se podía comer al nivel de los mejores restaurantes gracias a la ayuda de las embajadas árabes.
Lo triste, lo difícil de aceptar, se presentó cuando me fui y decidí atravesar el barrio para llegar hasta el Club.
Cuando llegué allí mi apetito había desaparecido. Una gran tristeza lo había sustituido mientras atravesaba el barrio y veía los edificios destruidos, las paredes carcomidas como edificios centenarios, sin pintura, balcones caídos y otros sostenidos por muletas, las calles plenas de huecos, baches, las alcantarillas tupidas por la basura amontonaba en las esquinas.
Los locales de los antiguos comercios cerrados o convertidos en casas, con bloques y ladrillos clausurando las entradas sin repello, toda la apariencia de una ciudad que hubiera sufrido un bombardeo enemigo, sólo comparable a los barrios marginales de Haití y las más sucias y destruidas ciudades que he visto en el África Negra abandonadas por las metropolis.
Por eso es que hablo de DOLOR DE BARRIO, no porque lo recuerde con amor, no por todo lo que trae a mi vida actual, pues como dijo el poeta, recordar es volver a vivir, sino por lo que ya no es.
Por la destrucción paulatina de que ha sido objeto, por parte de quienes parecen que odian nuestra capital, por el injustificable abandono,de las autoridades del pais que nunca hubiera querido haber visto, y que nada tiene que ver con el famoso bloqueo yankee.
Me dolió y todavía me duele, sobre todo porque veo que todo se eterniza y la reparación de tanta destrucción no termina de llegar.
Por eso, para no sufrir, no pienso en regresar y me pregunto qué pensará de todo esto Ambia, un joven negro de mi barrio devenido poeta y muy popular entre los intelectuales de la UNEAC.
Dime Ambia, hiciste ya una poesía a la destrucción de nuestro barrio?.
¿Crees que valga la pena?
Yo creo que sí, porque óyeme bien mi Acere, mi ambia de San Leopoldo, mi socio, me duele, padezco y sufro de DOLOR DE BARRIO mientras tú le sirves de bufón a quienes no se lo merecen, recuerda: Tú vales más que todos ellos juntos.

3 may. 2009

"ALGO HICIMOS MAL"

Hoy he recibido un documento que me envió una amiga que me ha resultado muy impactante.
Se trata del discurso pronunciado recientemente en Trinidad Tobago por un presidente que no tiene ninguna traza de contestario.
Un documento que probablemente muy pocas personas hayan tenido la oportunidad de leer dado el contexto cerrado donde se pronuncio.
Es sorprendente su nivel de objetividad y el llamado de consciencia que nos hace a
todos, demostrando lo que podemos hacer y ya he hemos hecho en el pasado los países hispanoamericanos de América Latina y del Caribe.
Aunque sea por esta primera y única vez me permitiré publicarlo en mi blog para conocimiento de todos aquellos que puedan estar interesados en su contenido.
Pido excusas por apartarme de cierta manera de lo que debe ser el contenido de mi blog, pero realmente creo que cometería un error mayor si no lo hiciera,
Roman
............................ ooo ........................................

Palabras del presidente Óscar Arias en la Cumbre de las Américas Trinidad y Tobago -18 de abril del 2009

.


Tengo la impresión de que cada vez que los países caribeños y latinoamericanos se reúnen con el presidente de los Estados Unidos de América, es para pedirle cosas o para reclamarle cosas. Casi siempre, es para culpar a Estados Unidos de nuestros males pasados, presentes y futuros.

No creo que eso sea del todo justo.

No podemos olvidar que América Latina tuvo universidades antes de que Estados Unidos creara Harvard y William & Mary, que son las primeras Universidades de ese país. No podemos olvidar que en este continente, como en el mundo entero, por lo menos hasta 1750 todos los americanos eran más o menos iguales: todos eran pobres.

Cuando aparece la Revolución Industrial en Inglaterra, otros países se montan en ese vagón: Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda… y así la Revolución Industrial pasó por América Latina como un cometa, y no nos dimos cuenta. Ciertamente perdimos la oportunidad.

También hay una diferencia muy grande. Leyendo la historia de América Latina, comparada con la historia de Estados Unidos, uno comprende que Latinoamérica no tuvo un John Winthrop español, ni portugués, que viniera con la Biblia en su mano dispuesto a construir “una Ciudad sobre una Colina”, una ciudad que brillara, como fue la pretensión de los peregrinos que llegaron a Estados Unidos.

Hace 50 años, México era más rico que Portugal. En 1950, un país como Brasil tenía un ingreso per cápita más elevado que el de Corea del Sur. Hace 60 años, Honduras tenía más riqueza per cápita que Singapur, y hoy Singapur –en cuestión de 35 ó 40 años– es un país con $40.000 de ingreso anual por habitante. Bueno, algo hicimos mal los latinoamericanos.

¿Qué hicimos mal? No puedo enumerar todas las cosas que hemos hecho mal. Para comenzar, tenemos una escolaridad de 7 años. Esa es la escolaridad promedio de América Latina y no es el caso de la mayoría de los países asiáticos. Ciertamente no es el caso de países como Estados Unidos y Canadá, con la mejor educación del mundo, similar a la de los europeos. De cada 10 estudiantes que ingresan a la secundaria en América Latina, en algunos países solo uno termina esa secundaria. Hay países que tienen una mortalidad infantil de 50 niños por cada mil, cuando el promedio en los países asiáticos más avanzados es de 8, 9 ó 10.

Nosotros tenemos países donde la carga tributaria es del 12% del producto interno bruto, y no es responsabilidad de nadie, excepto la nuestra, que no le cobremos dinero a la gente más rica de nuestros países. Nadie tiene la culpa de eso, excepto nosotros mismos.

En 1950, cada ciudadano norteamericano era cuatro veces más rico que un ciudadano latinoamericano. Hoy en día, un ciudadano norteamericano es 10, 15 ó 20 veces más rico que un latinoamericano. Eso no es culpa de Estado Unidos, es culpa nuestra.

En mi intervención de esta mañana, me referí a un hecho que para mí es grotesco, y que lo único que demuestra es que el sistema de valores del siglo XX, que parece ser el que estamos poniendo en práctica también en el siglo XXI, es un sistema de valores equivocado. Porque no puede ser que el mundo rico dedique 100.000 millones de dólares para aliviar la pobreza del 80% de la población del mundo –en un planeta que tiene 2.500 millones de seres humanos con un ingreso de $2 por día– y que gaste 13 veces más ($1.300.000.000.000) en armas y soldados.

Como lo dije esta mañana, no puede ser que América Latina se gaste $50.000 millones en armas y soldados. Yo me pregunto: ¿quién es el enemigo nuestro?


El enemigo nuestro, presidente Correa, de esa desigualdad que usted apuntacon mucha razón, es la falta de educación; es el analfabetismo; es que no gastamos en la salud de nuestro pueblo; que no creamos la infraestructura necesaria, los caminos, las carreteras, los puertos, los aeropuertos; que no estamos dedicando los recursos necesarios para detener la degradación del medio ambiente; es la desigualdad que tenemos, que realmente nos avergüenza; es producto, entre muchas cosas, por supuesto, de que no estamos educando a nuestros hijos y a nuestras hijas.

Uno va a una universidad latinoamericana y todavía parece que estamos en los sesenta, setenta u ochenta. Parece que se nos olvidó que el 9 de noviembre de 1989 pasó algo muy importante, al caer el Muro de Berlín, y que el mundo cambió. Tenemos que aceptar que este es un mundo distinto, y en eso francamente pienso que todos los académicos, que toda la gente de pensamiento, que todos los economistas, que todos los historiadores, casi que coinciden en que el siglo XXI es el siglo de los asiáticos, no de los latinoamericanos. Y yo, lamentablemente, coincido con ellos. Porque mientras nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías, seguimos discutiendo sobre todos los “ismos” (¿cuál es el mejor? capitalismo, socialismo, comunismo, liberalismo, neoliberalismo, socialcristianismo...), los asiáticos encontraron un “ismo” muy realista para el siglo XXI y el final del siglo XX, que es el pragmatismo.

Para solo citar un ejemplo, recordemos que cuando Deng Xiaoping visitó Singapur y Corea del Sur, después de haberse dado cuenta de que sus propios vecinos se estaban enriqueciendo de una manera muy acelerada, regresó a Pekín y dijo a los viejos camaradas maoístas que lo habían acompañado en la Larga Marcha: “Bueno, la verdad, queridos camaradas, es que a mí no me importa si el gato es blanco o negro, lo único que me interesa es que cace ratones” . Y si hubiera estado vivo Mao, se hubiera muerto de nuevo cuando dijo que “ la verdad es que enriquecerse es glorioso ”. Y mientras los chinos hacen esto, y desde el 79 a hoy crecen a un 11%, 12% o 13%, y han sacado a 300 millones de habitantes de la pobreza, nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías que tuvimos que haber enterrado hace mucho tiempo atrás.

La buena noticia es que esto lo logró Deng Xioping cuando tenía 74 años. Viendo alrededor, queridos Presidentes, no veo a nadie que esté cerca de los 74 años. Por eso solo les pido que no esperemos a cumplirlos para hacer los cambios que tenemos que hacer.


Muchas gracias

2 may. 2009

Problemas Técnicos?



Es una frase de moda, mejor dicho, una expresión que tiene un alcance prácticamente inmensurable.
La pregunta que nos surge cuando la oímos casi nunca tiene respuesta, sobre todo si lo que implica rebasa nuestro nivel normal de información.
Para quien la oye por primera vez o más bien la lee, las dudas pueden ser aun mayores y las interrogantes casi increíbles.
¿Con qué técnico es el problema? ¿De qué técnica se trata? ¿Y cuál es el problema? Nada, el enigma esconde la realidad de los hechos.
Yo, por ejemplo, no quiero ocultar nada, y mucho menos sobre mi ignorancia sobre la técnica de hacer un blog con todos los recursos que se ponen a disposición de los blogueros, sin embargo, tengo el asesoramiento de una de mis hijas que, como dije antes, me indujo a realizarlo
Ahora parece que todo va por buen camino hasta que surja la nueva dificultad técnica para continuar haciéndolo.
Por esos “problemas técnicos”, en realidad mi ignorancia, hace varios días no publicaba nada.
Esta frase la conocí en los tiempos que trabajaba para la Televisión Cubana. Era una gran sábana para taparlo todo, una cortina de palabras, para ocultar todo las zancadillas de algunos dirigentes y de algunos técnicos que dificultaban los procesos de creación de programas.
Que no se piense que por motivos políticos, sino simplemente por incapacidad, celos y falta de cooperación.
La Televisión era un medio donde el ”cumbilato” hacia sus prodigios, especialmente en los que habían soñado con sustituir el reinado de los Mestre convirtiéndose en príncipes herederos, entre ellos los izquierdosos como Mirtha Muñiz, “La Gallega” y Ángel López, José Luís Barreras Lluch (hijo), el zorrotroco jefe de talento artístico de la TV, un verdadero Torquemada que junto con su cómplice José Oliveros, exigían tres candidatos por cada personaje de un libreto y separaban en los elencos a las parejas de interpretes que manifestaban relaciones amorosas entre ellos, como Pedro Álvarez y Verónica Lynch, Ramoncito Veloz y Annia Linares, la seudo revolucionaria y corta-melena Ana Lassalle, el “insurrecto emboinado” Salvador Wood, los oportunistas como Juan Hernández y Carlos Díaz que aspiraban a dirigir el ICR, y muchos otros burócratas, que aunque tenían aspiraciones artísticas carecían de talento y se realizaban poniendo trabas a los verdaderos creadores.
Cuando el video hizo su aparición en el medio televisivo, y servía más para corregir defectos que para propósito de creación, esta frase era comodín para justificarlo todo.
Había excepciones muy respetables como la del artista Marcos Miranda quien al mismo tiempo que interpretaba al periodista Julius Fučík y los maquillistas le marcaban en el rostro las huellas de las torturas infligidas por los verdugos en la Alemania nazi, dirigía la grabación del video, una obra realmente expositora de su talento como creador.
Cuando por alguna razón, regularmente el desconocimiento de la técnica del video, no se terminaba la grabación del video en el tiempo asignado y los burócratas decidían no extenderlo, con el único propósito de no pagar dietas extras a los trabajadores, sin tomar en cuenta el costo de remontar todo el escenario de nuevo, se formaban las situaciones que había que justificar con la frasecita famosa.
Recuerdo que yo personalmente, en plena Luna de Miel, fui atrapado por los “problemas técnicos”.
Siempre he sentido admiración por la Revolución Francesa, desde mi tiempo en la Universidad, incluso mi equipo de estudio, integrado entre otros por Roberto Luque Escalona, llevaba el nombre de Maximiliano Robespierre, un nombrecito muy especial en el contexto hiperpolitizado de la Escuela de Ciencias Políticas, de la Universidad de La Habana, razón por la que de acuerdo con mi prometida contrajimos nupcias el 14 de Julio de 1973.
Días antes se estaba grabando un video para un programa en honor al aniversario del nacimiento de un miembro de las tropas especiales del Minint, y sucedió que por falta de tiempo no se pudo terminar la grabación y a alguien de la dirección de la TV se le ocurrió retransmitir en el mismo horario asignado un video dedicado a Carlos Mariategui el periodista peruano que había nacido el 16 de Julio de 1894, sin mencionar para nada “el problema técnico’’ ni la posposicion del programa que no se pudo terminar de grabar.
El cambio de fecha de trasmisión no afectaba nada, dado que el aniversario se había celebrado un mes antes.
La solución parecía ideal salvo que la madre sabia que se estaba preparando el programa dedicado al aniversario de su hijo, y al ver que no aparecía por ninguna parte en la fecha señalada, y que nadie le explicó el motivo del cambio en la programación, comenzó a averiguar qué había sucedido y me localizó, ignoro de que manera, en el hotel donde me hallaba celebrando mis recientes esponsales.
Como decimos los cubanos me puso “ como un Bombin”, diciéndome que su hijo no se había sacrificado por nada, que los cubanos apreciabamos más a alguien de cualquier país que a los propios cubanos y que eso no se quedaría así.
El Director de la Programación Informativa, quien debía haber explicado lo sucedido a la señora, por una simple actitud de respeto, no se ocupó de nada y apresuradamente me “peloteo” lo que se estaba convirtiendo innecesariamente en un problema serio.
Las actitud y las amenazas de la señora, que yo podía comprender desde el punto de vista afectivo, y el organismo implicado en la vida de su hijo, me hizo victima del
pánico y mi ansiada Luna de Miel, a partir de ahí se convirtió en una Luna de Mierd...…donde la compresión y el buen humor campesino de mi casi estrenada esposa me ayudó a recuperarme de la disfunción eréctil provocada por la situación y sin posibilidades de recurrir al Palo Cabinda o al Viagra que sería la solución actual.