4 abr. 2009

Mis ancestros...


Las ideas vienen a mi mente y se entremezclan buscando casi con independencia de mi voluntad sustituirse unas a otras.
Hoy tenia pensado escribir siguiendo el ritmo prometido, buscando la secuencia de los relatos, pero decía mi padre Amado, una cosa piensas el borracho y otra el bodeguero. Ayer recibí unos comentarios escritos por un amigo y compañero de trabajo en el ICRT Justo Pla.
Un hombre quien en una fantástica travesía desde Cuba recorrió México, Atlanta, Puerto Rico, Italia y la Florida sin comprometer sus raíces en ningún país.
Sus ideas, que comparto totalmente, no son muy comunes, directas y con claridad casi brutal, comprometen y hacen pensar y se apartan de juicios preconcebidos o influenciados por ideas y valoraciones comunes.
Sus comentarios para mi no son una sorpresa, porque Justo Pla es un sociólogo con una visión del mundo certera pero desprovista de emociones deformadoras de la realidad.
Es como si dijéramos un libre pensador impredecible en las conclusiones de sus análisis que no por ello dejan de ser racionales y esclarecedores para quienes somos capaces de leerlos sin apasionamientos.
Me agradaría mucho publicar sus comentarios en mi blog, pero me retengo porque no se si estará de acuerdo o no y luego me someta a una disección en carne viva, que me deje mal parado que lo que a veces estoy. No obstante publicare sus títulos y no creo que con ello haré nada incorrecto ni un abuso de confianza.
Son tres artículos: 1) Los del medio 2), Ironía cubana, 3) Conversando con Liborio
En su primer articulo Justo Pla se refiere a las inconsecuencias de los cambios revolucionarios del 59, las frustraciones de las ideas del cubano medio, y las razones, casi insostenibles para hacerlos, en el segundo pone de manifiesto las confusiones que surgen al cubano después de llegar a la tierra prometida del otro lado del Estrecho de la Florida., y en el ultimo las quejas de Liborio ante las inconsecuencias e hipocresía de algunos patriotas actuales.
Es con este último artículo, Conversando con Liborio, con el que quizás me sienta más identificado e impulsado a confrontarlo con mi propia historia familiar.
Justo Pla comenta que hoy muchos cuando hacen referencia a sus ancestros libertarios independentistas dicen: “somos descendientes de mambíes; nietos del “General Tal” o del “Brigadier Mas Cual”. Nadie dice…”mi abuelo era autonomista o peleó con los Voluntarios”.
Y es aquí donde siento que la tragedia en nuestra historia familiar es un reflejo de sus palabras. Uno de mis bisabuelos, había llegado a Cuba desde Asturias, sus orígenes
se habían perdido en las brumas del tiempo, y los hombres de la familia por su hidalguía, su valentía en la defensa del Rey, en la tierra de Murcia, fueron nombrados caballeros, hubo incluso entre ellos un famoso poeta.
A pesar de ello, su trayectoria ancestral, para muchos hispanos era evidente por su apellido, lo que hace suponer que quizás huyendo a la discriminación de que siempre fueron objeto los judíos españoles, Sefarditas, apodados “Marranos’’, desde su llegada Isla se unió a los que luchaban por su independencia de las garras ‘”amorosas” de la madre patria .
Desde el Salón de Barbero que abrió, junto con algunos de sus sobrinos contribuía a la lucha de los mambíes.
Un día le avisaron que llegaban a buscarlo un grupo de Voluntarios Cubanos al servicio de España.
Un niño afrocubano, negro, que era su aprendiz, le rogó que se fueran y el se negó alegando que siendo español nada podrían hacerle.
El niño se subió en un árbol y desde allí pudo ver como los voluntarios descuartizaban a su maestro y vandalizaban su humilde salón de barbero.
Cuando se marcharon celebrando la mísera acción, el niño bajo para recoger sus restos en un catauro de yaguas, hecho por sus pequeñas manos, y darle sepultara. Días después los mismos voluntarios asesinaron a sus sobrinos y los colgaron entre dos árboles, descuartizándolos en cuatro pedazos.
Esta historia aunque parezca horrible sucedió en San Juan y Martínez, en Pinar del Río, mis familiares asesinados por los cubanos al servicio España fueron Justo Mena y sus sobrinos un pequeño monumento y una calle de Cienfuegos los recuerdan y muchos no saben quienes eran.

Publicado por Lic. Roman Rodriguez Placeres. Art. Sc. MR. en 17:18 0 comentarios Enlaces a esta entrada
viernes 27 de marzo de 2009
Si te interesa...!!Leelo!!

No hay comentarios: